¿Y si ganara?

opinion: ¿Y si ganara?

Lo que hace seis meses era tenido como una inmensa tomadura de...

¿Y si ganara?

Mayo 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Lo que hace seis meses era tenido como una inmensa tomadura de pelo a la sociedad norteamericana, es visto hoy como una perturbadora posibilidad. Donald Trump, el gran payaso mediático, comienza a consolidar apoyos y ya algunos medios lo dan como triunfador en una contienda final con Hillary Clinton. En la semana pasada Trump emergió como el virtual candidato republicano al concretarse el retiro de Ted Cruz y John Kasich, los otros aspirantes a esa postulación. Algunos analistas estiman que en los 6 meses que faltan para la elección presidencial Trump puede dar un giro desfachatado y construir la imagen de un sereno candidato de centro–derecha. ¿Total hipocresía o ‘realpolitik’? He aquí la cuestión.Lo cierto es que mientras el candidato republicano Donald Trump se fortalece, la señora Hillary Clinton no logra consolidar su candidatura por el Partido Demócrata. Los expertos dicen que ella no conecta con las masas y que no ha logrado quitarse de encima una imagen fría y distante. Hillary Clinton, en un gesto algo desesperado, ha pedido de manera pública a su marido, el talentoso expresidente Bill Clinton, más participación e ideas para su campaña. Nadie puede asegurar que este apoyo se dé y ya podría ser demasiado tarde. La obstinación de Bernie Sanders (un septuagenario que se dice socialista ) ha hecho mucho daño a la fría Hillary.Hoy muchos medios se hacen la pregunta: ¿Y si Donald Trump ganara? Los europeos ven ese triunfo como algo probable. En Alemania los parientes de Trump se muestran orgullosos en los reportajes y tratan de simpatizar con el descendiente de alemanes que podría ser el próximo presidente de los Estados Unidos de América, las más famosas revistas del corazón empiezan a fijarse en Melania, la bella eslovena que es hoy la señora de Trump. Europa no disimula su satisfacción por tener una primera dama nacida en ese continente mandando en la Casa Blanca.En política cualquier cosa puede suceder. Y Donald Trump, si cambia radicalmente de estilo, estaría en capacidad de conquistar a los republicanos más moderados e incluso a una buena porción de demócratas. El tema de fondo es determinar si la gente va a creer en la sinceridad de ese ‘cambio extremo’. Las fuerzas que más se han opuesto a la presencia del socialité neoyorquino en la actividad política podrían, ante la debilidad de Hillary Clinton, apoyar la candidatura de Trump en las elecciones del próximo noviembre. El líder republicano acaba de ofrecer veladamente a John Kasich la vicepresidencia, a sabiendas de que Kasich es el mejor y más preparado de los aspirantes de ese partido.Desde luego que las personas serias de todo el mundo desean un triunfo de Hillary Clinton. El propio presidente Obama ha dicho en los últimos días que la carrera por la presidencia de los Estados Unidos no es un espectáculo televisivo, sino algo muy serio. Este apoyo directo de Obama a Hillary Clinton puede ser útil a sus aspiraciones, a menos que el astuto Trump opte por un maquillaje total de sus planteamientos y posiciones. Volvemos a la misma e inquietante duda: ¿cuál va a ser el verdadero Trump? ¿el que insultó y provocó a medio mundo o el que salga, destilado y perfumado, después de un proceso de reencauche total?Quizás lo correcto sea decir que el propio Donald Trump se ha hecho hasta ahora demasiado daño a sí mismo.

VER COMENTARIOS
Columnistas