Perdón sí, olvido no

Enero 18, 2016 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Buen arranque han tenido las primeras sesiones de la Asamblea Nacional de Venezuela en las que se vieron las caras, una oposición triunfante y el gobierno chavista. No cabe duda de que el discurso componedor pero firme de Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea, tiende a encontrar un acuerdo de gobernabilidad que permita ir desmontando poco a poco la dictadura chavista, hoy comandada por Nicolás Maduro.Son tantos los detrimentos que la estupidez del socialismo del Siglo XXI ha causado a Venezuela, que seguramente será un perdón general a las masas chavistas lo que contribuya a restablecer la cordura en el país vecino. Así han procedido las naciones desgarradas por conflictos internos. Alemania juzgó a los jerarcas nazis, pero extendió un amplio perdón a quienes los siguieron por millones. Casos similares se han visto en otros países, que fueron escenario de graves conflictos.Perdón sí, pero olvido no. Las atrocidades del régimen nazi siguen sirviendo de ejemplo para que los jóvenes alemanes jamás vuelvan a cometerlas. Los abusos de las dictaduras estalinistas continúan presentes en la memoria colectiva de los países que tan crudamente los sufrieron. La gente sabe que después de la tempestad viene la calma; pero nadie quiere olvidar los estragos causados.Venezuela no debe olvidar que el principio de la dictadura chavista fue una represión constante a los medios de comunicación. Los dictadores comienzan a mostrar las orejas de lobo cuando hay opiniones críticas y cuando se ventilan posiciones encontradas con las del régimen. Los casos de Radio Caracas Televisión, Globovisión y demás medios electrónicos, ilustran una vergonzosa cacería desatada desde el gobierno contra ellos. ¿Cómo olvidar que a los periódicos impresos les negaron el papel?Nadie en Venezuela puede olvidar que los chavistas y los boliburgueses se apoderaron de las rentas petroleras, hicieron un festín con ellas, las desfalcaron y cometieron el terrible pecado de desperdiciar la más jugosa bonanza que se ha presentado en los precios del petróleo. ¿O es que alguien puede olvidar que más de un billón de dólares fue malgastado en 17 años? ¿Alguien cree en Venezuela que Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Argentina y otros más van a devolver los petrodólares que el manirroto de Chávez repartió a su antojo?Es imposible olvidar que Chávez y sus secuaces le declararon la guerra a la economía. Establecieron un control de divisas ficticio para estrangular de manera artificial a los empresarios. La locura chavista ha nacionalizado o simplemente confiscado más de 1.300 empresas. Con la teoría indefendible de que se debe trabajar a pérdida ahuyentaron a los emprendedores nacionales y a los inversionistas extranjeros. Un estudiante de primer semestre de Economía tiene claro que ese conjunto de barbaridades conduce a los estantes vacíos y a las grandes colas en los supermercados. Reiteramos: sí al perdón pero no al olvido.* * *A los defraudadores del edifico Space de Medellín les impusieron una multa de $4.300 millones, con todo y los 11 muertos que se les endilgan. La misma Superintendencia de Industria y Comercio sancionó con $260.000 millones al sector agroindustrial azucarero, que sólo produce empleo y bienestar. Es imposible ocultar que hay una campaña centralista contra nuestra región.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad