Los otros responsables

Mayo 23, 2016 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

El drama venezolano ha adquirido dimensiones de catástrofe mundial. Todos los días nos llegan las noticias sobre las colas interminables que tienen que hacer los ciudadanos para obtener escasas raciones de alimentos. Las drogas y los insumos médicos desaparecieron. En la última semana recorrió todos los medios el video grabado por una madre desesperada en el cual ella entremezclaban lágrimas y palabras, en su esfuerzo por describir la tragedia cotidiana que se vive hoy en Venezuela. Grandes colas, testimonios desgarradores, masivas manifestaciones de los ciudadanos, todo ello contrastado con la represión oficial y el discurso publicitario del régimen.Esta grave situación que avergüenza a toda américa no se produjo de la noche a la mañana. Tampoco puede ser atribuida de manera exclusiva a la beligerante estupidez del chavismo. Hay otros responsables. Ese tumor monstruoso que hizo crecer Chávez y que hoy está devorando a Venezuela tiene a Cuba como uno de sus grandes promotores. No obstante que ahora los cubanos en su esfuerzo por mejorar las relaciones con las grandes potencias, pasan agachados y guardan silencio, no cabe ninguna duda sobre el papel estratégico que jugo el aparato castrista en el diseño de la llamada Revolución Bolivariana. Todo a cambio del petróleo que tanto necesitaba Cuba y que el chavismo le entregó sin medida.Es imposible no calificar de extremadamente incompetente la gestión de José Miguel Insulza, el anterior secretario general de la OEA. Durante el tiempo en que Insulza estuvo al frente de la organización, el proyecto chavista creció en lo interno y en lo internacional. La represión contra los medios de comunicación y el progresivo desmantelamiento de la economía venezolana sucedieron sin que el benemérito Insulza se diera por aludido. Contrasta esa actitud con el perfil aguerrido de Luis Almagro, el uruguayo que dirige hoy la OEA. Cansado de los insultos de Maduro, Almagro acaba de cantarle la tabla a ese “dictadorzuelo”.Ni qué decir del vergonzoso silencio de los países americanos frente a los atropellos que ocurren en Venezuela. Hace muchos años que el chavismo dejó ver sus intenciones de convertirse en una tiranía mal copiada de la que durante tantos años ha regido en Cuba. Los países americanos, a fines o no a la locura chavista han callado y han sido en extremo tolerantes con lo que sucede en Venezuela. Y entre todos los que guardan silencio, el presidente Juan Manuel Santos carece de razones para tan penosa actitud. Son tantas las ofensas y atropellos que ha generado contra nuestro país la dictadura chavista, que si alguien tiene una explicación para el silencio del gobierno colombiano que por favor la haga conocer.Entre los factores de poder que operan en Venezuela el Ejército no puede esconder su alta cuota de responsabilidad. Todos los pecados cometidos por esa fuerza armada durante la era chavista, podrían comenzar a perdonarse si quienes en últimas tienen el control del orden público toman por fin la decisión de intervenir para detener la tragedia humanitaria. El líder opositor Henrique Capriles acaba de emplazar al Ejército para que se defina: o apoya a quienes defienden la Constitución o sigue sosteniendo a la tiranía que desconoce normas, leyes y principios. La última palabra la tiene en consecuencia el general Vladimir Padrino, ministro de Defensa.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad