En campaña

Agosto 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Después del aval que la Corte Constitucional dio a la refrendación popular diseñada para los acuerdos de La Habana, el país ha entrado en el pleno fervor de una campaña electoral. Hay que precisar que este llamado a las urnas debe pasar a la historia de Colombia como el ‘plebiscito de Santos’. No se trata propiamente de un plebiscito como el que ocurrió entre nosotros el primero de diciembre de mil novecientos cincuenta y siete. En aquella ocasión un acuerdo político de gran magnitud precedió al voto popular.Por lo que se conoce del fallo de la Corte Constitucional, el próximo llamamiento a las urnas tiene más la categoría de una consulta de opinión que de un plebiscito. Para disimular tanta chambonería en el diseño institucional la Corte cree que se trata de un hecho político. Como es de público conocimiento en la redacción de los acuerdos de La Habana han intervenido desde titiriteros hasta saltimbanquis, pero pocos, muy pocos abogados expertos en la defensa del orden jurídico.En últimas, los colombianos serán convocados para decidir en una consulta que sólo será vinculante para el presidente Santos, porque así lo ha dicho la Corte. Muy poca sustancia para animar al país político. Los líderes de los partidos, sagaces por naturaleza, han recogido la idea de Santos para transformarla en la primera gran pugna electoral con miras a las elecciones presidenciales del 2018. Esta es la verdadera campaña que acaba de empezar.Surgen por todo lado los aspirantes a la primera magistratura. Humberto de La Calle ha demostrado estar dispuesto a sacrificar muchas cosas para aceptar una candidatura de los partidarios de la paz cubana, campaña que contaría con el apoyo del liberalismo. Desde luego que Oscar Iván Zuluaga aspira a repetir sus buenos resultados del 2014. Para nadie es un secreto que el ministro Luis Carlos Villegas espera dirigir los asuntos del país. Y acaba de despuntar otro serio aspirante: Fabio Villegas, el expresidente de Avianca. Como dato curioso todos los aquí nombrados son oriundos del Viejo Caldas.La política antioqueña tiene a Sergio Fajardo alistándose desde hace rato, e incrementando su figuración nacional. Nuestro paisano Carlos Holmes Trujillo ya expresó su ambición presidencial, lo mismo que el líder caucano Luis Fernando Velasco. Tampoco sería extraño que Alejandro Char, excelente administrador público de Barranquilla, manifestara igualmente su aspiración. La izquierda reeditará la pugna entre Clara López y Jorge Enrique Robledo, aunque es imprescindible contar con una aspiración del caótico Gustavo Petro.Por los lados de la derecha la candidatura del hoy procurador Alejandro Ordoñez está que se desgrana. La valerosa y muy consecuente Marta Lucía Ramírez quizás se encuentre con la rivalidad conservadora de David Barguil, cuyas intenciones son más que manifiestas. De todas maneras habrá que contar con el actual ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, cuyo nombre esta hace rato en el sonajero.El más opcionado continúa siendo el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Sus condiciones de líder aguerrido son ampliamente conocidas por el país y tan sólo una desmejora en su estado de salud podría hacerlo aplazar sus aspiraciones para el año 2022. Resultaría interesante saber si después de estos análisis todavía alguien cree que lo que se va a votar es un simple sí o no a los acuerdos de La Habana.

VER COMENTARIOS
Columnistas