El progreso

Diciembre 22, 2014 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Las autoridades educativas de Finlandia anunciaron hace poco que a los niños no se les volvería a enseñar caligrafía. Es decir, que se suprimió del pensum la enseñanza de las primeras letras, escritas a mano. De ahora en adelante, dicen en Finlandia, se enseñará a los más tiernos infantes a digitar las letras en un teclado de mecanografía, pues consideran que la moderna era digital así lo exige. Esto, para mí, es un completo horror, por lo cual decidí hacer una toma de opiniones entre varios expertos en educación: una directora de un jardín infantil, una experta en lecto-escritura y una rectora de un colegio de primaria y secundaria.Creo q ue todos coincidimos en que esa decisión de Finlandia es, cuando menos, muy extraña. La más cauta -por sorprendida- fue la directora del jardín infantil, pues manifestó que se tiene a Finlandia como un líder educativo en muchos aspectos. Para las otras dos reconocidas expertas, la decisión finlandesa es absurda e inaceptable. El proceso de desarrollo del cerebro está íntimamente asociado al esfuerzo del infante por comprender la noción de letra y por dibujarla. Además, qué dramático que un niño finlandés dentro de 20 años no recuerde donde aprendió sus primeras letras sino sus primeras teclas…El tema, en el fondo, consiste en entender qué es el progreso. Para mí, formado en las aulas rosaristas, el curso de la vida es una constante transacción entre lo viejo y lo nuevo. Considero que la decisión de Finlandia es un paso equivocado, basado en la falsa creencia de que el futuro del ser humano está en su progresiva robotización. Se trata de una grave confusión entre valores y herramientas, que el escritor polaco Stanislaw Jerzy Lec ha descrito así: “¿Significa progreso que el antropófago coma con cuchillo y tenedor?”.Las mediciones de lo que significa el progreso se dan en muchos campos. Por ejemplo, la vanguardia revolucionaria de los años 60 del siglo pasado consideró siempre que la Cuba castrista era un perfecto ejemplo del progreso humano, mientras que toda la decadencia de la civilización se encarnaba en los Estados Unidos. Informaciones de antes de la revolución señalan que el PIB per cápita de Cuba equivalía a una cuarta parte del de Estados Unidos. Hoy no llega al 15%, con datos cubanos muy poco confiables. Desde el triunfo de la revolución, 11 presidentes se han turnado en el mando de los Estados Unidos, mientras que en Cuba solo dos hermanos se han ocupado de monopolizar el gobierno. Lo curioso es que aún quedan cavernícolas de extrema, defendiendo a Cuba como una muestra de avance y de progreso.¿Qué tal los ‘progresistas’ de Greenpeace? Estos fanáticos ambientalistas, proclamados por ellos mismos como los máximos representantes del progreso humano, no tuvieron empacho alguno en profanar las líneas de Nazca, en el Perú, con un mensaje inocuo, relacionado con la Conferencia Ambiental que se desarrollaba simultáneamente en Lima. ¿Es esto progreso?***Excelentes los resultados económicos de nuestra región. Somos acogedores y sumamos en vez de restar. Las gentes de Colombia y del exterior son siempre bienvenidas. En Cali no se caen los edificios, ni las calles se vuelven ríos, ni el trancón viene acompañado de granizo. Hoy recordamos al empresario Artemo Franco Mejía, quien popularizó su constante invitación: “Invierta y viva en Cali”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad