Climas bélicos

Climas bélicos

Septiembre 30, 2013 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Tras cada limpieza étnica hay un poeta. Slavoj Zizek.No se encuentra en el mundo moderno un mejor ejemplo de clima bélico continuado como el experimentado por Alemania desde mediados del siglo XIX hasta 1945. La política de reunificación alemana, dirigida por los prusianos, se tradujo en la continua y creciente exaltación de los valores que en aquella época se creían esenciales para el alma y el carácter alemanes. El culto por la guerra, entre ellos. Carl von Clausewitz, muerto en 1831, mezcló filosofía y conocimientos militares para convertirse en el gran propagandista de la contienda bélica, entendida como escenario donde los pueblos miden sus fuerzas y tratan de imponer su superioridad.Como resultado de ese clima de perenne exaltación al dios Marte, Alemania se enfrascó en 3 grandes contiendas, de las cuales solamente triunfó en la primera, la guerra franco–prusiana de 1870. Las dos grandes guerras que le siguieron (primera y segunda guerras mundiales) ocurrieron ya en el siglo XX y significaron para Alemania destrucción, humillación y una enorme pérdida de vidas. El incendiario von Clausewitz nunca vio los gravísimos efectos finales de sus tratados, loas y panegíricos.Es que antes de las guerras, de las limpiezas políticas, sociales o raciales, y de las épocas de violencia generalizada, aparecen las personas de palabras inflamables. Los predicadores del fuego; exaltadores de lo que Konrad Lorenz llamó “entusiasmo militante”. Cuidado con las expresiones verbales, porque distan mucho de ser inocuas o inocentes. Para Jean Paul Sartre “las palabras son actos”. Según Fernando Savater “las palabras condicionan las vidas. Por lo general, de mala manera”.Ha empezado a agitarse en Colombia el panorama electoral y comienzan los actores políticos a acudir a expresiones injuriosas, despectivas, burlonas, incitantes. Lamentable el cruce de epítetos entre los primos hermanos Santos. Terrible el duelo verbal entre los Pastrana y José Obdulio Gaviria. Si estos personajes creen que eso es la política dentro de una democracia, qué pena, Karl Popper no está de acuerdo con ellos: “La democracia consiste en poder destituir sin violencia a quienes ocupan el poder”.Hay que reclamar serenidad de ánimos, para que no se repitan los aciagos episodios de años pasados. ¿Cómo exigir moderación a los jóvenes que han impregnado el fútbol de violencia, si nuestros líderes dan el pernicioso ejemplo que hoy criticamos?* * *¿Que por qué hay tantas demandas contra el Estado? Porque los funcionarios no solamente se abstienen de cumplir con sus obligaciones; evaden sus responsabilidades; abusan en muchas ocasiones del poder, sino que, como en la reciente mega–multa de $87.750 millones a un operador de telefonía celular, al funcionario ostensiblemente se le va la mano. Escuchadas ya las razones del multado, solo queda esperar que si el Superintendente, tan amigo de las giga–sanciones, ve revocado o rebajado su proceder sancionatorio, debería irse o ser cesado. En un estado de derecho (Colombia es uno de ellos) es tan nocivo omitir como extralimitarse.

VER COMENTARIOS
Columnistas