Cambio de agenda

Cambio de agenda

Julio 19, 2015 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Con el respeto debido, es preciso sugerirle al Presidente Santos que incluya profundos retoques a su agenda. Desde hace 5 años el tema preponderante ha sido la consecución de la paz con la guerrilla de las Farc. Con esa bandera Santos obtuvo la reelección. Con ese propósito en la mira se ha tratado de dividir a los colombianos entre amigos y enemigos de la paz, según su grado de apoyo al proyecto liderado por el gobierno. Con la paz entre ceja y ceja el gobierno vio llegar la súbita caída de las exportaciones de minerales, con reacciones que no todas han sido acertadas. Pero al tiempo que esa idea fija ha enraizado en la mente de Santos, crecen constantemente muchos problemas del día a día de los colombianos, para los cuales la gente pide soluciones.La paz –o el cese de fuego, que en eso va a convertirse– va a llegar pronto, no exactamente por la actitud de guerrilla y gobierno. En los 5 años de diálogos, el entorno internacional ha cambiado de manera dramática. Al inicio de las conversaciones Venezuela era el gran santuario donde la guerrilla tenía asentados sus cuarteles de retaguardia y de retroalimentación. El país de Chávez y su gente entró en bancarrota insalvable. Mantener una contención con Colombia. como la que sostuvo hasta el fin del gobierno de Uribe Vélez, se volvió demasiado costoso para las agotadas arcas de Caracas. No en vano Nicolás Maduro resolvió abrir un frente verbal al otro lado del país, en la frontera con Guyana, un rival de mucho menos peso que Colombia.Hace 5 años el gobierno de Cuba se encontraba en medio de las peores relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Pero la isla caribeña entró en los planes de Obama, consistentes en desactivar uno a uno los frentes en que Estados Unidos chocaba con otros poderes. A fines de 2014 Obama y Raúl Castro anunciaron que las relaciones entre los dos países se reanudarían tras más de medio siglo de suspensión. Para allanar el camino hacia ese restablecimiento la potencia norteamericana obtuvo de Cuba las seguridades de que en adelante no fomentaría ninguna actividad terrorista. Por ello en mayo de este año Cuba fue retirada formalmente por los Estados Unidos de la lista de países que apoyan el terrorismo.Las Farc se quedan sin espacios internacionales. El albergue que dio Cuba a las conversaciones de paz hace 5 años se ha convertido hoy para la guerrilla colombiana en la confrontación diaria con un anfitrión que es cada vez más exigente en la pronta obtención de resultados. Para cualquiera –menos para los gramáticos santafereños– volar torres de energía, hacer explotar oleoductos y envenenar las fuentes de agua son actos terroristas, de esos que Cuba ya no puede apoyar ni tolerar. Es por eso que en sus últimas intervenciones el Presidente Santos ha sido inusualmente duro y la guerrilla ha estado muy poco contestaria.Analizado el entorno exterior, se concluye que el cese al fuego vendrá pronto y por presiones exógenas. Es preciso entonces que el Presidente gobierne hacia la solución de temas concretos. Se están quebrando clínicas y hospitales, las EPS dicen que están a punto de reventar, las filas de ciudadanos esperando la atención de sus dolencias son el pan de cada día, la inseguridad urbana es rampante, el abandono de las pequeñas comunidades rurales es asombroso. Bienvenida entonces una redefinición de prioridades en la agenda presidencial.

VER COMENTARIOS
Columnistas