A ubicarnos

A ubicarnos

Enero 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Ante tanta confusión, lo ideal es pedirle al 2016 que nos ayude a todos a ubicarnos. Sólo miremos lo sucedido en París en los últimos días de noviembre. Casi 200 jefes de Estado se reunieron en la capital de Francia para analizar el problema del calentamiento global. La gran mayoría cargó contra el consumo de combustibles fósiles, a los cuales se acusa de ser los grandes culpables. Pero todos sin excepción llegaron a París a bordo de aviones, y otros vehículos que se mueven a base de derivados del petróleo.Ubiquémonos. El consumo de hidrocarburos más que la causa es uno de los efectos del problema. Hace mucho tiempo que científicos sensatos dicen que nuestro planeta no puede sostener de manera eficiente a más de 3.500 millones de personas. Hoy somos el doble y la gente se resiste por toda clase de prejuicios a adoptar severas restricciones a la natalidad. En las condiciones actuales del progreso humano el consumo de combustibles fósiles es prácticamente insustituible para movilizarse, operar equipos y generar energía. Una reciente noticia es de mucha gravedad: China, que durante 30 años adoptó la política del hijo único acaba de derogarla. Es el exceso de población la verdadera causa del problema, porque tanta gente produce efectos devastadores en los recursos del planeta.Otro tema de mucha importancia en el cual la humanidad debe ubicarse es en el manejo del fútbol. Los vergonzosos escándalos que a nivel mundial reventaron el podrido andamiaje de la Fifa permiten calibrar la gran trascendencia que tiene el fútbol como elemento estructurador y aglutinante de los pueblos del mundo. Como dice el viejo refrán, lo que es de todos no es de nadie. Y se puede agregar: lo es que es de nadie termina en manos de los avivatos de turno.La muy seria Alemania ha construido un museo del fútbol. Europa en general vibra con los torneos a nivel de clubes que allá se desarrollan. Brasil se reveló como un gran país a raíz de los Campeonatos Mundiales que comenzó a ganar a partir de 1958. América del Sur, como lo podemos comprobar en cada eliminatoria al Mundial, gira alrededor del fútbol. Es forzoso que la propia humanidad, a través de la ONU y el Comité Olímpico Internacional, acometa la tarea de organizar el fútbol como una actividad decente. Hay que ubicar al fútbol como lo que es: un gran patrimonio cultural y deportivo de la humanidad.No solo las personas se desubican. Lo mismo les sucede a ciertas entidades. En los últimos meses hemos visto a la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia inmersa en la tremenda tontería de sancionar a toda una región del país. La cruzada centralista dirigida contra la agroindustria azucarera nos permite preguntar si las autoridades de la Nación se dan cuenta de la enorme importancia que la industria del azúcar tiene para esta región del país. Como era de esperarse, la Superintendencia ratificó la absurda sanción impuesta a la región azucarera, aunque reconoció un error de 60 mil millones en la cuantificación de la multa. En otro país, ordenado y serio, el autor de semejante error ya estaría cesante.Finalmente, ¿no estarán desubicados los asesores jurídicos del presidente Santos cuando le aconsejan al jefe del poder Ejecutivo que invite públicamente a los jueces a revisar sus propios fallos? ¿Y la separación de poderes?

VER COMENTARIOS
Columnistas