Políticamente incorrecto

Políticamente incorrecto

Mayo 26, 2016 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Asistí al almuerzo que ofreció el Alcalde a un grupo de periodistas a quienes expondría el Plan de Desarrollo que presentaría al Concejo. Luego del saludo, cedió la palabra al director de Planeación, León Darío Espinosa –funcionario que muestra amplio conocimiento del tema-, y punto por punto dio cuenta del ambicioso proyecto que está tasado en doce billones de pesos, y que, de cumplirse, hará de Cali una ciudad moderna, educada, saludable, y con un buen sistema de movilización.Terminada la disertación de Espinosa, el Alcalde habló con su particular manera de dirigirse al auditorio, entre coloquial y frentero, y allí soltó eso que ha causado tanta roncha y por lo que seguramente tendrá que afrontar citaciones de entes investigadores, promovidas por quienes se sintieron agraviados. Armitage sin temblarle los labios manifestó que la Secretaría de Tránsito es una cueva de Alí Babá y sus 40 ladrones. Yo que estaba sentado a un metro del alcalde me sorprendió un poco su valentía e intuí que allí se le iba a formar lío, porque en Colombia todo se magnifica, las más de las veces sin razón.Esa referencia al cuento árabe es un lugar común en la jerga nacional, y es verdad que el organismo aludido jamás ha gozado fama de ser una asociación de arcángeles, y seguramente habrá allí gente competente y honrada, pero no debe faltar el que aprovecha oportunidad para mejorar el salario. Pienso que la explicación posterior del Alcalde calmó las agitadas aguas, y el asunto no pasará a mayores.Maurice Armitage es lo que pudiéramos llamar un alcalde ‘políticamente incorrecto’, pues como él es ajeno al tejemaneje complejo de la política criolla, no tiene límites cuando de lanzar sus verdades se trata. Podría decirse en términos corrientes, que no tiene agua en la boca para manifestar lo que él asume que debe mejorarse en su administración.Armitage recibió el Municipio lleno de problemas a pesar de que Rodrigo Guerrero deshizo más de un entuerto. Y son problemas de no fácil solución por más capacidad gerencial que tenga el Alcalde, empezando porque la joya de la corona, Emcali, otrora ejemplo de sus pares en el país, está en la inopia y con las mismas afugias que tenía antes de ser intervenida por el Gobierno Nacional.Emcali tiene hoy una gerente magnífica, y si el Ministro de Hacienda atiende la súplica de facilitar el pago de la crecida deuda, es posible que Cristina Arango recupere ese patrimonio fundamental de Cali.Como Guerrero saneó las finanzas municipales, Armitage cuenta con fondos y con recursos del crédito para adelantar las obras que le cambiarán el rostro a esta ciudad, como el gran Corredor Verde que irá paralelo a la vía férrea para que Cali tenga un inmenso parque que permita a sus habitantes tener una alternativa distinta a Pance para su distracción dominical. Y lo que se está haciendo en la Avenida 2A Norte y en la Carrera 8A, traerá inmenso beneficio a quienes utilicen esas áreas como peatones o como ciclistas, sin riesgo alguno de ser atropellados por otros vehículos.Maurice Armitage está llamado a ser uno de los buenos alcaldes de Cali. Cuando uno lo escucha, siente su sinceridad, y cuando actúa, pronostica el acierto.A la gente hay que respetarle su modo de ser. Armitage es el mismo en el club social o en la comuna más pobre, y su empeño para que la comunidad viva mejor, es prenda de garantía de que lo logrará.

VER COMENTARIOS
Columnistas