Parece escrita hoy

Parece escrita hoy

Noviembre 27, 2014 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Fragmentos de carta de Rafael Uribe Uribe a Leovigildo Hernández en 1907.“El día en que los colombianos estén conformes en que, por inconciliables que les parezcan sus creencias, ideas, intereses o pretensiones, diferirán la querella a los jueces, a la autoridad, a la Ley, y en último caso al tiempo, en lugar de arremeterse a mano armada, habrán dado un paso importante hacia la civilización. “La paz es condición indispensable para la producción abundante. No me explico por qué aberración mental hay quienes desean progreso antes de desear paz. No puede pensarse en prosperidad de las industrias, en construcción de ferrocarriles y en desarrollo de instrucción pública sino después de que del ánimo de todos los colombianos desaparezca hasta el último resquicio de duda sobre la estabilidad del orden y hasta la última veleidad de perturbarlo.“Cuando todo llamamiento a soluciones extralegales deje de hallar eco en los espíritus y haga mirar con desconfianza a quien lo haga; cuando a ninguno sonría la idea de encontrar en las reacciones violentas remedio para ninguna clase de males; y cuando todos sientan que esos males pueden corregirse por el poder de la discusión y por el influjo moral de los gobiernos, solo entonces comenzaremos a merecer la confianza del mundo y de nosotros mismos.“¿Cuántas son las veces en que los colombianos, perdida la paciencia en los debates de prensa o parlamento, o en el tramar de las intrigas, nos hemos ido a las manos? Olvidando que quien apela a la fuerza o es porque no tiene razón, o por ignorancia y negadez que le impiden presentar mejores argumentos que sus contrincantes, siempre que no hemos podido persuadirnos por las buenas los unos a los otros, hemos empuñado los fusiles. ¿Y qué nos hemos suplido con cambiar de procedimiento? Triunfantes unas veces los conservadores, ¿han obtenido que los liberales viniesen a ser de su dictamen? Vencedores nosotros otras veces, ¿hemos logrado que todo el país fuese liberal? Victoriosos los federalistas en 1863, ¿abolieron para siempre el principio centralista? El mismo Núñez, que como convencional de Rionegro dijo: “Antes volverá el país a la Colonia que al centralismo, ¿no fue quien lo restauró veintitrés años más tarde, con su poco de Colonia, ciertamente también?“Pues si todo esto es así, si nunca vencer fue convencer; si ni matando los hombres mueren las ideas; si después de pegar con rabia hay que seguir escuchando con calma, si está probado hasta la saciedad que no hay manera de que los colombianos lleguemos a ser nunca todos de un mismo parecer; si después de cincuenta guerras civiles en 80 años mortales, el mapa de las opiniones no se ha alterado, entonces hagamos lo que no hemos hecho hasta ahora: veamos si con dulzura conseguimos lo que con la cólera no hemos podido; veamos si con la pluma, la predicación, el consejo y el ejemplo logramos que los demás vengan a pensar y a sentir como nosotros mismos.“Tengo, por mi parte, el alma progresiva, por eso mi aspiración es a trepar sin tregua a la montaña de las ideas, para mirar de más alto cada día y para respirar un ambiente cada vez más puro. Si en presencia de este movimiento ascensional, los liberales no quieren seguirlo, son ellos los que dejan de acompañarme, no yo quien los abandono. La norma de conducta será en adelante ofrecerme al país, sin afiliarme a las facciones. Sectario, nunca más; patriota siempre”.

VER COMENTARIOS
Columnistas