Los números no mienten

Los números no mienten

Marzo 13, 2014 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Es necedad decir que 19 senadores no constituyen bancada importante en esa corporación. Pero ese número de miembros sería inquietante si el jefe de ellos fuera un sujeto llamado Carpófono Guacaneme, nacido en Toca, Boyacá. Pero acontece que el líder de este grupo es el ex presidente Uribe a quien sus parciales le daban – mínimo – 40 curules en el Senado. Al sacar menos de la mitad de esa expectativa se sacan dos conclusiones.La primera: que no hay tal de que Álvaro Uribe fuera el dueño de los 9 millones de votos que llevaron a Juan Manuel Santos a la presidencia hace cuatro años. Y segunda: que con la quinta parte del Senado, Uribe sí tendrá ocasión de hablar, de gritar, de insultar, de desafiar “a darse en la cara, marica” a todos los que le riposten en el recinto, pero de ahí no pasará, por una razón numérica elemental: no cuenta con los 52 senadores para satisfacer sus caprichos pues el total es 102.Naturalmente, no podrá aspirar a presidir el Congreso pues no tiene los votos necesarios bajo la cúpula capitolina, y tendrá que someterse a que quien presida las sesiones le toque el timbre cuando su perorata exceda los minutos reglamentarios. En ese momento se le saltará el fusible y vendrá el agravio soez.Y no hay ni riesgo de que haga alianza con los conservadores porque de los 19 senadores elegidos bajo la tolda azul, casi todos son prosantistas pues los aspirantes José Darío Salazar y Juan Mario Laserna que se oponían a adherir a la reelección de Santos quedaron tendidos en el campo de batalla electoral, y el grueso de la tropa goda que comandan Gerlein, Andrade, Cepeda y compañía no acompañará ni a la candidata Ramírez ni al candidato perdedor de Uribe, Óscar Iván Zuluaga.Los congresistas conservadores harán lo que le hicieron a Noemí Sanín en su hora cuando resultó escogida candidata conservadora para las presidenciales de 2010: todos juraron apoyarla pero terminaron ellos y sus bases – esas bases de las que habla Marta Lucía – votando por Santos que era el mejor opcionado al triunfo.Ahora pasará lo mismo: no pueden invitar a votar por Santos en público por aquello de la doble militancia, pero lo harán al oído de sus seguidores en todas las regiones del país, y después del 25 de mayo se quitarán la careta y todos quedarán en la hueste de Juan Manuel pues allí estará la burocracia esperándolos con los brazos abiertos. El que no sepa cómo es la jugada en el batido político colombiano, no está en nada. Pero surgió el domingo otra cosa dramática para Uribe: solamente obtuvo 12 asientos en una Cámara de Representantes de 166 miembros. Es sabido que las leyes tienen cuatro vueltas, dos en Cámara y dos en Senado, por lo que Uribe no tiene votos ni para hacer aprobar una ley de honores a un prócer paisa.De modo que el ‘triunfo’ uribista no es cierto pues no alcanzó la mitad más uno requerida en ambas cámaras para aprobar o negar cualquier iniciativa. Por lo pronto estoy feliz porque mi partido conservó sus 17 senadores y aumentó a 39 sus representantes, que lo convierten en el partido con el mayor número de congresistas. Obtuvimos 3 escaños en la Cámara para el Valle y conservamos la senaturía de Édinson Delgado. Todos ellos amigos muy estimados a quienes deseo éxito en su trabajo parlamentario. Juan Fernando Reyes Kury es un mozo brillante que puede llegar lejos en el liberalismo si hace gestión consagratoria en Bogotá.

VER COMENTARIOS
Columnistas