Lima, preciosa

Lima, preciosa

Febrero 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

El Aeropuerto ‘Jorge Chávez’ tiene el mismo nombre que en el que aterricé hace tiempos, pero ahora es una de las más grandes terminales aéreas de Suramérica. Todo en él es eficiente: los funcionarios de inmigración, amables y rápidos en el despacho de los permisos de entrada, y los equipajes son entregados con prontitud, al punto de que cuando los viajeros se acercan a las bandas transportadoras, ya las maletas están listas.En familia resolvimos no recibir el Año Nuevo en Cali, y la única opción disponible para viajar fue la del 31 de diciembre a las seis de la tarde a Lima, vía Avianca. El vuelo cumplidísimo arribó a las 8:30 de la noche, y una vez instalados en el magnífico hotel que la cadena colombiana Estelar tiene en Miraflores, uno de los distritos elegantes de la ciudad, salimos a buscar restaurante e hicimos algo insólito: esperar las doce en el Parque Kennedy y desde allí contemplar los juegos pirotécnicos que anunciaban el inicio del 2015.Al día siguiente tomamos el imperdible City Tour en un bus turístico con asientos al aire libre en el que pudimos admirar la imponente ciudad que es hoy la capital peruana, con 9 millones de habitantes y un desarrollo espectacular pues los buenos gobiernos que sucedieron al de Fujimori –que derrotó la guerrilla y puso a su comandante Abimael Guzmán en un foso en la base naval de El Callao, del que no saldrá vivo-, continuaron creciendo la economía a tasas altas, y se observa la buena administración local y nacional.El 1 de enero se posesionó por tercera vez como alcalde de Lima Luis Castañeda Lossio, y de inmediato la gente comenzó a ver su disposición para adelantar una buena labor en ese despacho.Lima es la segunda ciudad más grande del mundo –después de El Cairo– levantada sobre un desierto en el que nunca llueve. Alquilamos por dos días un automóvil para ir a los balnearios de Asia y El Silencio, de aguas frías pero las playas limpias lo que indica excelente mantenimiento. La primera es la preferida por la clase alta limeña que tiene allí sus casas de veraneo. La otra más popular pero igualmente grata, y ambas con excelentes restaurantes. La oferta gastronómica en Lima es reconocida por su calidad.Hace 30 años fui a Lima por segunda vez, pues antes en mi época de congresista allí estuve fugazmente con Ramiro Andrade y otros parlamentarios de paso para un congreso en Brasilia. Después, mi mujer y yo fuimos invitados por mi condiscípulo del Externado Enrique Jaramillo Arango, quien al casarse con peruana se radicó en Lima y ejercía la profesión de abogado. Pasamos con ellos unos días deliciosos y conocimos todos los sitios históricos y, desde luego, nos llevaron a ‘La Rosa Náutica’, ese deslumbrante restaurante situado en medio del mar, con las olas que se rompen contra los muros del lugar, que permanece idéntico. Enrique ya murió y lo recuerdo con gran cariño pues fue mi camarada predilecto en los bancos de la universidad.Todo muestra que Alan García Pérez, que hizo pésimo gobierno en 1985 y magnífico en 2006, volverá al Palacio de Pizarro pues encabeza las encuestas. Siempre lo he admirado por su inteligencia, su oratoria y por ser el heredero político de Víctor Raúl Haya de la Torre, uno de los grandes líderes de la democracia continental. El nuevo triunfo de García garantiza que el Perú continuará la senda del progreso y tendremos un buen vecino para las relaciones binacionales.

VER COMENTARIOS
Columnistas