Intención de voto

Intención de voto

Octubre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Siempre he considerado que Colombia no tiene suficiente cultura política para elegir por voto popular alcaldes y gobernadores pues como puedo comparar el viejo sistema en el que unos y otros eran nombrados, respectivamente, por el gobernador y el presidente de la República, con el nuevo de la elección cada cuatro años de esos funcionarios, llego a la conclusión de que eso no es bueno para la sana administración pública.Basta ver los alcaldes y gobernadores que, con honrosas excepciones, han padecido Cali y el Valle del Cauca. Creo que era mejor cuando el mandatario seccional escogía a quien consideraba que podía desempeñar bien la alcaldía para la que era nombrado, y por lo general acertaba, y si fallaba lo cambiaba por decreto. Lo mismo hacía el presidente con sus agentes territoriales. Nunca vi en la Alcaldía de Cali y en el Palacio de San Francisco tanto ‘petardo’ como los que he visto en los últimos años, repito, con excepciones que confirman la regla. Al despojarse a los gobernadores de la facultad constitucional de nombrar alcaldes, perdieron el control político en los municipios y hoy la Gobernación solo maneja la Beneficencia y la Licorera, ambas empresas en severos líos económicos en los últimos tiempos.A las asambleas departamentales solamente les queda la función de aprobar el presupuesto y nombrar el contralor, y una que otra ordenanza imponiendo medalla a cualquier prócer regional.Pero como no hay posibilidad de echar para atrás las elecciones de alcaldes y gobernadores, a ellas tenemos que concurrir. Lo mismo que para elegir concejales y diputados. Así votará este servidor.Alcaldía. Como liberal sin esguinces tengo la ventaja de que no debo hacer gimnasia mental para saber cómo sufragar el domingo. El Partido, por decisión de la Dirección Liberal Nacional, con Horacio Serpa a la cabeza, escogió el candidato a la alcaldía de Cali: Roberto Ortiz Ureña. Si bien yo tenía preferencia por el precandidato Carlos Andrés Clavijo, el supremo órgano del liberalismo decidió que fuera Ortiz, y respetaré la orden. He hablado con él y estimo que es persona inteligente a la que no le queda grande el cargo, y lo que le falta de academia lo suple con su alta voluntad de servicio a la comunidad.Concejo de Cali. Si usted lee el libro ‘Entendiendo a Cali’ que publicó Carlos Pinilla, concluirá que pocos candidatos liberales a ese cuerpo colegiado tienen mejores merecimientos que él. En ese texto, Pinilla recogió lo que 130 mil ciudadanos desean para el municipio.Médico, magíster en salud pública, concejal por varios periodos, diputado y senador, Carlos Pinilla debe ser reelegido. Es el No. 5 en el tarjetón de concejo.Gobernador. Sin duda votaré por el candidato rojo Oscar Gamboa. De brillante formación académica, destacado exfuncionario de la administración Santos, sería magnífico mandatario seccional. Identifíquelo con el logo liberal en el tarjetón.Asamblea. Con la venia de mi partido, votaré por el No. 70 de la ASI, Miguel Ángel Ortiz, de trayectoria e ideología claramente liberales. Natural de Pradera, con estudios de derecho y economía, experto en gerencia de salud, estoy seguro de que cumpliría muy buena gestión en la Asamblea Departamental.Lo importante es que los colombianos recuerden que la democracia es un sistema político que solamente se manifiesta cuando el pueblo es convocado a las urnas. Ejerzamos ese derecho.

VER COMENTARIOS
Columnistas