Hablemos de música

opinion: Hablemos de música

La Fundación del Artista Colombiano cumple 25 años de fecunda labor en...

Hablemos de música

Abril 23, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

La Fundación del Artista Colombiano cumple 25 años de fecunda labor en beneficio de los cultores de la música nacional, que cuentan con su apoyo para satisfacer sus necesidades, entre ellas la adquisición de vivienda. Pensemos en la vejez de los hombres que conformaban los tríos con los que dábamos serenatas, cuando el romanticismo no había sido liquidado por obra y gracia de los adelantos tecnológicos.En Tuluá existía un trío excelente –Los Rubireños– con el que yo alegraba el oído de las chicas de las que me enamoraba perdidamente, y echaba mano de los cantantes para que “al pie de la celosía”, como decía Don Juan Tenorio a Doña Inés de Ulloa, entonaran los boleros de Agustín Lara. Esas serenatas valían cinco pesos con derecho a cinco canciones. Como yo era cliente asiduo, sonaba una sexta, y la muchacha se sentía feliz de saberse amada.Siempre me ha intrigado que fue de la vida de esos amigos que tanto ayudaron a enderezar amores contrariados o a subirles la bilirrubina a los felices, pues con esa tarifa apenas les alcanzaba para sobrevivir.Mery Salazar de Sierra, una mujer orgullo de Colombia, creó la Fundación del Artista Colombiano, precisamente para que seres como mis cómplices serenateros tulueños tengan a dónde acudir en sus apremios vitales, especialmente en la senectud.Por motivo de los 25 de la Fundación, se programaron diferentes actos, entre ellos la vuelta a escena del precioso espectáculo ‘De regreso a mi tierra’, que trae a Cali prestigiosos cantantes líricos colombianos que actúan en el exterior. Y pronto vendrá, auspiciado por la Fundación, el Festival de Tríos, que es verdadero deleite para quienes, como yo, creemos que el amor no ha muerto.En el marco de la celebración, la Fundación hizo generoso reconocimiento a la trayectoria artística de mi admirado amigo Jorge Hernán Baena que, como dicen los argentinos de Gardel, está cantando mejor que nunca.Tuve el privilegio de escucharlo hace poco en la sede de Funmúsica –la entidad que programa el ‘Mono Núñez’ en Ginebra– y quedé asombrado con la voz de este vallecaucano quien con 30 años de trabajo musical conserva la misma tesitura que le hemos aplaudido en diversos escenarios, públicos y privados.Creo que a Jorge Hernán Baena le faltó patrocinador, o eso que en el lenguaje mercantilista del arte se llama ‘manager’. Si hubiera contado con una persona como Fernán Martínez Mahecha, este bugueño inmenso habría actuado en prestigiosos teatros del mundo pues está a la altura de los grandes cantantes. No son mejores Marco Antonio Solís ni Luis Miguel ni Juan Gabriel, ni ninguno de los que cobran duro en dólares.Jorge Hernán Baena quiere actuar –y llenar– una plaza de toros, y juzgo que lo lograría en la de Cali. Ahí tiene Alfonso Otoya, actual presidente de Plaza de Toros de Cali S.A. la oportunidad de colmar hasta las banderas los tendidos de Cañaveralejo, como seguramente sucederá en la temporada decembrina.Con Baena actuó también en la casa de Funmúsica, Beatriz Arellano, quien continúa bella y en la plenitud de su arte. Ojalá este par de bugueños conformaran una dupla para presentarse en todo el territorio nacional. Sería un éxito pues son un par de grandes.Aplausos fuertes a Mery Salazar de Sierra, a la entidad que con tanto acierto dirige, y mis mejores deseos por los triunfos venideros de Jorge Hernán Baena y Beatriz Arellano.

VER COMENTARIOS
Columnistas