Gracias, Paulina

Gracias, Paulina

Febrero 05, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Un país, como el nuestro, que trata en medio de tantas dificultades de lograr la paz con las Farc, guerrilla con más de cincuenta años de actividad criminal, ve con sorpresa que haya personas que movidas por un odio visceral contra el presidente Santos, como el iracundo senador Uribe Vélez, y otro peor, el jefe del Ministerio Público, que a pesar de haberse limado los colmillos, idénticos a los de Drácula, sigue teniendo el rostro ominoso de verdugo del Santo Oficio, tengan como fin último liquidar el proceso que adelanta el Gobierno en La Habana, y de consuno, un día sí y otro también, lanzan consejas opuestas a la verdad, y dan por ciertos temas que no se han discutido en la mesa cubana. Cuando se escriba la historia de este proceso, Colombia sabrá cuál fue la conducta perversa de este par de personajes.Pero, gracias a Dios, la patria, la de todos, no la de una sola persona, produce tipos humanos distintos que han puesto todo su empeño en la consecución del bien supremo de la paz, como Humberto de la Calle a quien sus compatriotas tendremos que erigirle estatua pues ha sido un negociador sereno pero firme, y con el estoicismo suficiente para tolerar a sus desabrochados interlocutores.Colombia ha recibido la solidaridad del mundo entero en su proyecto pacificador. Obama, Hollande, Merkel, Rajoy, el Papa, en fin, todos los líderes universales rodean a Santos para que el país concluya con éxito este experimento que, si resulta, de entrada crecerá en dos puntos el PIB, pues aumentará la inversión extranjera directa y se disparará la llegada de turistas foráneos. Solo los miopes mentales y los enceguecidos por la pasión política creen que pueden sacar réditos de su obcecada oposición a este deseo nacional.De veras, se me saltó una lágrima de emoción cuando nuestra candidata Paulina Vega Dieppa resultó escogida en Miami como reina universal de belleza. Ya en 1957 tuve similar sentimiento al recibir esa corona Luz Marina Zuluaga, la linda manizaleña que aún vive. En ese momento el país resurgía de la atroz violencia política y el triunfo de la Señorita Colombia fue apoteósico.Hoy, el cetro de Paulina Vega adquiere mayor trascendencia pues viene a sumar en una serie de triunfos que los colombianos alcanzan en diversos escenarios del mundo: James Rodríguez, Radamel Falcao García y Juan Guillermo Cuadrado destacan como estrellas en el firmamento del fútbol europeo. Nairo Quintana sube al podio en el giro italiano. Mariana Pajón gana en las pruebas de bicicross. Y varios escritores obtienen premios en importantes concursos literarios, como es el caso del joven autor Juan Esteban Constain, con su magnífica novela El hombre que no fue jueves. Desde este espacio que generosamente me abre el periódico, quiero darle gracias a esta preciosa muchacha barranquillera por ser tan genuinamente colombiana y porque en todas sus declaraciones pone a su patria como referente de su espléndida elección en Miami y dice estar dispuesta a ir a Cuba si ese gesto sirve en beneficio de la paz.Paulina llevará en alto el nombre de esta tierra que aspira a un porvenir mejor para las nuevas generaciones, entre ellas la suya. Ojalá en todos sus recorridos dentro y fuera de Colombia transmita el mensaje para que todos sepan que nada es mejor que tener una nación integrada, sin las desigualdades que hoy existen, y que los enemigos de la paz entiendan que les pasó su cuarto de hora.

VER COMENTARIOS
Columnistas