Federico Renjifo

Federico Renjifo

Mayo 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Al nuevo ministro del Interior lo conozco desde muchacho, cuando sus padres Marino Renjifo Salcedo y Amparo Vélez Hoyos, y su hermano Alejandro pasaron vacaciones decembrinas en La Margarita, la finca que la familia Restrepo tenía en Tuluá. Allí nació mi amistad personal y política con Marino Renjifo, uno de los vallecaucanos más ilustres con el que haya topado en mi vida, pues era un ser excepcional, cálido, inteligente, simpático, con gran sentido del humor, y una atrayente figura que lucía bien en los carteles de propaganda electoral. Fui su secretario de Justicia cuando ocupó la Gobernación del Valle y luego fui su compañero en varias campañas liberales, especialmente cuando impulsamos la reelección frustrada -lástima- de Carlos Lleras Restrepo, que de haber triunfado otro hubiera sido el rumbo que tomó el país.Cuando Marino fue designado director del periódico El Pueblo, me ofreció la subdirección, posición que no acepté pero fui columnista permanente de ese diario, hasta que sus propietarios cambiaron de orientación política y Marino se retiró de la dirección y yo de la columna, que también se llamaba Zona Franca.La muerte de Marino -en julio se cumplirán 25 años- me dolió profundamente pues siempre conté con su cercana amistad, lo mismo con la de Amparo, su extraordinaria mujer, cuya partida también me afectó profundamente.Estos antecedentes bastan para explicar el cariño inmenso que tengo por Federico Renjifo, el hijo mayor del matrimonio Renjifo Vélez. Levantado en un hogar politizado al máximo, se nutrió de la ideología liberal desde la cuna, y siempre lo he visto defendiendo el partido que nos es común, así hoy lo sindiquen de andar en la U, que durará lo que las rosas de Ronsard, el espacio de una mañana, pues pronto todos sus miembros volverán a las toldas rojas, empezando por el Presidente.Destacado banquero, Renjifo Vélez fue presidente de Financiera Internacional, luego del Banco de Colombia, y últimamente se desempeñó como director de la Asociación de Fiduciarias, de donde lo sacó el presidente Santos para llevarlo a la Secretaría General de la Presidencia.Amigo de Juan Manuel Santos de toda la vida, el presidente ve en Renjifo la expresión perfecta del camarada fiel y del funcionario competente, y por eso, ante el cambio de ministerio que le hizo a Germán Vargas Lleras, Santos consideró que el puesto ideal para Renjifo era el Ministerio del Interior, en el que adelantará un enérgico plan de trabajo para continuar el exitoso tránsito de su antecesor.Renjfo es el hombre preciso para el cargo preciso pues se mueve como pez en las aguas agitadas de la política. Conoce al dedillo el funcionamiento del Congreso y sabe cómo lidiar a los parlamentarios, a quienes a veces hay que ponerlos en su sitio cuando se les abren las fauces por los apetitos burocráticos.Federico es conciliador, pero es enérgico, y cuando hay que pararse en la raya lo hace, sea quien sea el que esté al frente. Tiene un solo rostro que no cambia al influjo de las circunstancias, y sabe decir no cuando la negación es imperativa.Como vallecaucano, me siento orgulloso de que uno de nuestros mejores hombres llegue al alto gobierno. Ahí mostrará su talante vertical y su lealtad al Presidente. Que haya buen viento y buena mar, querido Federico. Los mereces y tus compatriotas sabemos que responderás al compromiso.

VER COMENTARIOS
Columnistas