El gran líder

El gran líder

Enero 28, 2016 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

La vida me ha dado la oportunidad de tener amigos excelentes, con quienes he compartido alegrías y penas, las propias y las de ellos. Desde luego, a estas alturas la muerte ha hecho estragos y ya se han marchado varios camaradas, muchos de ellos de la infancia y la juventud en la plácida Tuluá de entonces.Pero aún conservo amigos extraordinarios, cuya compañías y afecto hacen grata mi existencia. Entre ellos ese hombre que reúne en su personalidad todos los atributos del amigo perfecto: el doctor Alberto Anzola Jiménez, quien luego de un periplo laboral exitoso –presidente de Ingenio Manuelita por muchos años– se dedica ahora a la lectura, al buen cine y a pensar en el presente y en el futuro del Partido Liberal, porque carga en el bolsillo –como yo– el trapo rojo que no destiñe a pesar de los detergentes que le caen con frecuencia, inclusive vertidos por personas que se autoproclaman liberales.Alberto Anzola y yo compartimos la admiración por Barack Obama, presidente de Estados Unidos, y quien, hoy por hoy, es el más auténticamente liberal de los líderes mundiales. Es el gran líder de las ideas que informan la filosofía liberal.Anzola me provee de todo lo que escribe y habla Obama. Por molestar, le pregunto si es que tiene línea directa con la Casa Blanca, pero lo cierto es que termina una intervención del presidente y ahí mismo me llega copia íntegra del texto.Las personas que tienen interés por la política, no solo la tormentosa nacional sino la del resto del mundo, deben leer –se consigue en Internet– el discurso de Obama sobre “El estado de la Unión”, que es una pieza maestra que solo un ser excepcional como el presidente es capaz de producir. Yo lo vi y oí en vivo y en directo, y de veras me emocioné cuando frecuentemente los miembros del Congreso y los altos dignatarios presentes en el Capitolio en Washington se ponían de pie para aplaudirlo frenéticamente. Claro que los republicanos pasaron “de agache” cuando hablaba de los inmigrantes y de las relaciones con Cuba. Esa derecha gringa es tan bronca como la de estos lares.Lo que dice Obama es totalmente opuesto a lo que están gritando Donald Trump y los otros aspirantes a la candidatura republicana, Ted Cruz y Marco Rubio para quienes –igual que aquí con Santos– todo lo que hace Obama es malo. Hay que pensar seriamente en lo que le pasaría a la humanidad si uno de estos sujetos se instala dentro de un año en el Salón Oval. Llegaría, sin duda, la Tercera Guerra Mundial, pues el Estado Islámico se volvería insoportable y no habría como detenerlo por más armamento sofisticado que tenga el Pentágono en su arsenal.Obama sacó a su país de la recesión que encontró al posesionarse. Bajó de manera sorprendente el desempleo y expandió la red de seguridad social a cerca de 20 millones de personas, y más de 40 millones se han beneficiado de recorte de impuestos y ayuda a estudiantes universitarios.Firmó en París el cambio climático y retiró las tropas de Iraq y casi todas las que estaban en Afganistán. Y consiguió frenar el programa nuclear de Irán.Todo eso para la godarria gringa es un desastre. Y por eso un bárbaro como Trump puede alcanzar la candidatura republicana pues usa el lenguaje que entusiasma a la derecha extrema. Espero que la sensatez se imponga y triunfe Hillary Clinton, del mismo talante liberal y quien garantiza que el legado de Obama no se convierta en letra muerta.

VER COMENTARIOS
Columnistas