El doctor Zhivago

El doctor Zhivago

Julio 23, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Ha muerto a sus 83 años uno de los mejores actores del cine: Omar Sharif, un egipcio nacido en Alejandría y cuyo nombre de pila era Michel Demitri Chalhoub, apellido este que lo debe emparentar con políticos costeños, que lo escriben Chaljub, como se pronuncia a orillas del Nilo.Muy joven se fue a Gran Bretaña a estudiar inglés en Victoria College, luego de desertar de la facultad de Matemáticas y Física en El Cairo. Regresó a su patria y actuó en películas menores hasta que alguien le dijo que había un pequeño papel en una película que filmaría el director británico David Lean, y eso cambió el curso de su vida, pues ese “pequeño papel” de guerrillero árabe al lado de Peter O’jToole en ‘Lawrence de Arabia’ catapultó a ambos a la gloria.El periodista argentino Marcelo Stiletano, a cargo de temas de cine y televisión en el diario La Nación de Buenos Aires, escribió: “No era un actor intenso sino un rostro que, quieto y casi fijo, expresaba la identidad de su terruño desde el lugar en que Hollywood veía a este tipo de personajes: misterio, lejanía, exotismo. Desde ahí también puede entenderse la inmensa seducción que transmitía”.Es difícil hallar un filme de la magnificencia de ‘Lawrence de Arabia’, no solamente por haber llevado a la pantalla la vida de ese caballero inglés que se convirtió en héroe al ayudar a las tribus perseguidas en las arenas del desierto africano, sino por su muerte absurda en un accidente de motocicleta.Vi la película en su estreno en Buga en 1962 y hace unos años la compré en DVD, y de vez en cuando vuelvo a disfrutarla, pues es increíble lo que logró el director, una verdadera obra maestra de la cinematografía. Ya murió O’Toole y ahora Sharif. Dios los tenga a su diestra.Pero la apoteosis de Sharif vino en 1965, cuando el mismo David Lean le dio el papel principal en ‘Doctor Zhivago’, esa bella historia de amor de la novela de Boris Pasternak, que le valió el Nobel de Literatura en 1958, y que tuvo que rechazar pues los jerarcas comunistas le obligaron a ello. Solo en 1989 su hijo lo recibió cuando ya el autor había fallecido.David Lean y su guionista tomaron la obra del ruso e hicieron otra joya del cine, con Sharif en el rol protagónico, compartiendo créditos con Julie Christie, Geraldine Chaplin –hija del célebre mimo-, Alec Guinness, Rita Tusinghan, Sir Ralph Richardson, Tom Courtenay y Rod Steiger, con música de Maurice Jarre, que compuso el lindo tema ‘Lara’, que todos los enamorados canturriábamos hace medio siglo.Tengo la sensación de que a Omar Sharif lo encasilló el personaje de Zhivago, pues posteriormente solo brilló en ‘Funny Girl’, con Barbra Streisand, con quien sostuvo romance fuera de cámaras, y únicamente casó con su compatriota y actriz Fatea Hamama.No recuerdo otras actuaciones destacadas de Sharif, pero basta para recordarle siempre con esas dos superproducciones que hacen cierto aquello de que el cine es el Séptimo Arte, sin que yo sepa cuáles son los otros seis.Ahora, con la muerte del astro egipcio, he vuelto sobre ‘Lawrence de Arabia’ y ‘Doctor Zhivago’, y he gozado tanto como gocé en el Teatro María Cristina de Buga con la primera en 1962 y en el Metro Teusaquillo de Bogotá con la otra en 1966.Gracias Omar Sharif por los placeres que nos diste en las pantallas cinematográficas. Eres un grande. Lo seguirás siendo mientras el cine sea la más popular de las distracciones de la humanidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas