El día “d”

opinion: El día “d”

En 1943, el mundo juzgaba imposible derrotar a la Alemania nazi, que...

El día “d”

Junio 19, 2014 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

En 1943, el mundo juzgaba imposible derrotar a la Alemania nazi, que bajo el dominio de Adolfo Hitler, cuyos seguidores lo consideraban el vengador de la derrota germana en la I Guerra Mundial, ya había invadido a casi toda Europa, salvo España e Italia, pues Franco y Mussolini fueron sus cómplices. Inglaterra resistía sola el asedio de los bombarderos alemanes, hasta que por fin Estados Unidos, luego del ataque japonés a Pearl Harbor, entró a la guerra.En medio de los duros ataques aéreos a las ciudades inglesas, un hombre superior, Winston Churchill, que se convirtió en primer ministro luego del fracaso de Chamberlain, quien se dejó engañar de Hitler con el cuento de un pacto de paz “eterna”, que le permitió al Führer  engullirse a Checoslovaquia, con la fe puesta en la dignidad de su pueblo, logró convencer a Franklin Delano Roosevelt, presidente demócrata de Estados Unidos, y a Stalin, dictador soviético, de que la única manera de derrotar al vesánico canciller alemán era programar una invasión a la Europa continental por la provincia francesa de Normandía. Aceptada la propuesta, y con la venia del general De Gaulle que dirigía desde Londres la resistencia gala, se reunió en el sur de Inglaterra un gigantesco ejército de tres millones de soldados británicos, estadounidenses, canadienses y de otras nacionalidades, que luego de despistar al alto mando alemán, haciéndole creer que el desembarco sería por Calais que es el paso del Canal de la Mancha más angosto, se ejecutó por Normandía la Operación Overlord, el 6 de junio de 1944, que la historia registra como “el día d”, que ha dado tema para películas estupendas como El día más largo del siglo.En el primer asalto salieron de las barcazas 250 mil hombres, mientras los aviones lanzaban bombas sobre las defensas alemanas que opusieron tenaz resistencia. Después de ganar la cabeza de playa, entraron a Francia 50 mil vehículos de combate y 3 millones de soldados bajo el mando supremo de Eisenhower y de los altos oficiales Montgomery, inglés, y Patton, gringo, pudieron liberar a París el 25 de agosto de ese año, que fue el principio del fin del sueño imperial de Hitler, que solo resistió hasta abril de 1945 cuando el Ejército Rojo llegó al corazón de Berlín.Hitler con su estado mayor se había refugiado en el “bunker” de la Cancillería, y cuando vio que ya no tenía fuerzas para continuar la lucha pues las calles de la capital alemana eran defendidas por niños uniformados, resolvió suicidarse con un tiro en la cabeza y su compañera sentimental ingirió la cápsula de cianuro que el médico oficial había repartido. Sus cuerpos fueron incinerados para no soportar la humillación de que fueran exhibidos por los vencedores.Ese mismo día el jefe de propaganda del régimen, el doctor Joseph Goebbels y su esposa Magda, tomaron la decisión de darles a sus seis niños mientras dormían el veneno mortal y luego ambos lo tomaron pues consideraban que no valía la pena vivir sin la conducción del líder nazi.El 6 de junio último se cumplieron 70 años de la invasión aliada a Francia, y se celebró en el sitio mismo del desembarco en la costa normanda una reunión de todos los jefes de estado de los países cuyas tropas participaron en esa acción heroica. Me llamó la atención que la señora Angela Merkel, primera ministra alemana, cuyos compatriotas fueron derrotados en esa conflagración, asistió a la ceremonia.

VER COMENTARIOS
Columnistas