Ebrios al volante

Ebrios al volante

Septiembre 26, 2013 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

En lo que va corrido del año han muerto en Colombia 300 personas en accidentes de tránsito causados por conductores en estado de alicoramiento, a pesar de que las autoridades han desplegado muchos operativos para evitar que la gente muera o quede herida por vehículos guiados por irresponsables que toman el timón y hunden el acelerador en alto grado de embriaguez.Alberto Hadad, el eficiente secretario de Tránsito de Cali tiene lugar de preeminencia entre los buenos funcionarios municipales de toda la historia local pues ha logrado que las infracciones de las normas que rigen el desplazamiento de vehículos se sancionen drásticamente, lo que le ha traído muchas enemistades pues aquí estábamos acostumbrados a hacer lo que nos viniera en ganas en las vías públicas.Parqueábamos en los andenes; transgredíamos los límites de velocidad; las señoras estacionaban en la puerta del banco para cobrar el cheque; los motociclistas se movían a sus anchas por las calles haciendo zig-zag; los buses paraban donde les provocaba; y los amigos de la parranda subían a sus vehículos con botella de aguardiente entre pecho y espalda.Eso de que “entreguen las llaves” y aquello del “amigo que conduzca” no funciona, pues siempre creemos que uno es tan buen conductor que puede manejar borracho. Somos muchos los que alguna vez hemos manejado caídos de la perra.Hadad ha logrado, a punta de multas, comparendos y retenciones del automotor, que la gente de Cali tome conciencia y sepa que los agentes al mando de este ejemplar secretario son inflexibles y que ya no vale mostrar el billete para eludir la sanción. Tengo varios amigos que han tenido que meter la mano al dril para pagar las multas por exceso de velocidad o por pasar el semáforo en rojo. Y a dos de ellos a quienes pusieron a soplar el alcoholímetro les decomisaron el auto y les suspendieron la licencia por no sé cuántos años. Como quien dice, quedaron en la olla.La representante a la Cámara Gloria Stella Díaz, con el visto bueno del presidente Santos, ha presentado un proyecto de ley, que de ser aprobado por ambas cámaras, señalará durísimas sanciones pecuniarias y penales para los conductores que sean sorprendidos por la autoridad manejando en estado de embriaguez.La primera vez será detenido por 24 horas y tendrá multa equivalente al 25% del valor comercial del vehículo, que servirá de garantía mientras se paga la suma correspondiente. Si por segunda ocasión es pillado en esas circunstancias, también será recluido las 24 horas y se le impondrá sanción del 50% del valor comercial del automotor, y tendrá que firmar un acta de compromiso en la que prometa no volver a incurrir jamás en esa falta. Si reincide por tercera vez, la multa será del 100% del valor del vehículo y será procesado por fraude a resolución administrativa.También establecerá la suspensión definitiva de la licencia de conducción a los reincidentes. Y, desde luego, si a consecuencia del accidente hay muertos, se procesará al causante por homicidio doloso, sin beneficio de rebaja de penas, ni podrá pagar la sanción privativa de la libertad en casa por cárcel.Ojalá que el proyecto una vez convertido en ley de la República tenga la virtud de hacerles entender a hombres y mujeres, especialmente a los jóvenes, que lo piensen dos veces antes de aplicarse el primer lamparazo, si tienen el vehículo estacionado en el parqueadero del bebedero.

VER COMENTARIOS
Columnistas