Diálogo en el parque

Junio 07, 2012 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

-Ole, vos Jorge, contáme ¿qué te trae por tu tierra?- De vez en cuando viene bien volver al terruño pues es una forma de regresar a los años viejos, cuando tú y yo asistíamos a la misma escuela anexa al Gimnasio del Pacífico.- De veras, cuánto tiempo ha pasado y cuántos de nuestros queridos amigos se han ido definitivamente.- Aquí te traje de regalo el precioso libro ‘Voces de mi ciudad’, de nuestro paisano Carlos Ochoa Martínez, que es un recorrido por las añejas callejuelas del pueblo y semblanzas de mucha gente que hizo parte importante de nuestras vidas. Igualmente, te regalo otro estupendo libro ‘Recuerdos tulueños’ cuyo compilador es Hernando Vicente Escobar G., otro ‘orejón’ de pura cepa.- Carlos no pudo venir a un homenaje que la ciudad rindió a Jesús Ernesto Victoria Valderrutén, el presidente de la Cámara de Comercio local, que se convirtió en nueva víctima de esta violencia atroz que se ha apoderado de nuestro pueblo, como si ya su historia no estuviera suficientemente tinta en sangre.- Sí, de verdad es preocupante las reiteradas noticias de la prensa sobre muchas personas muertas por armas de fuego, que regresan a Tuluá a épocas amargas de su historia.- Claro, vos y yo que vivimos de muchachos la violencia política de mediados del Siglo XX podemos dar fe del horror que fue el imperio de la pajaramenta, dirigida por ‘El Cóndor’, reseñada de pluma maestra por Gustavo Álvarez Gardeazabal en su libro ‘Cóndores no entierran todos los días’.- A propósito de Gustavo, creo que hoy por hoy es el tulueño de mayor reconocimiento nacional por su brillante desempeño en ‘La Luciérnaga’, el excelente espacio de Caracol que dirige el caleño Hernán Peláez Restrepo.- Bueno, Jorge, pero hablemos de política, ¿qué opinás de la idea de los uribistas de colar al jefe por la vicepresidencia en 2014, haciéndole un quite de torero a la Constitución?- Pienso que eso, de sólo pensarlo, irrita, pues es un adefesio y un esguince turbio al impedimento de Álvaro Uribe para ser elegido presidente. Desde luego, él es capaz de eso y de muchas otras cosas. Pero esta sí sería la tapa del congolo.- ¿Y tú si crees que haya alguien tan lambón que acepte ser candidato a presidente con Uribe de vicepresidente, para entregarle a este el mando a los pocos días de asumido?- Hay muchos aduladores del ex presidente que se prestarían para ese juego perverso. Esperemos a ver qué pasa.- Por tus columnas, veo que estás de un santismo subido.- Es cierto. Soy irreductiblemente santista pues desde que voté por él supe que estaba eligiendo al más competente Presidente, sólo comparable con Carlos Lleras Restrepo, a mi juicio el más grande estadista colombiano después de Mosquera.- Yo también estoy feliz con este Presidente que le ha devuelto la dignidad al cargo. Hay que ver cómo se desenvuelve en los foros internacionales y cómo domina todos los temas del Gobierno. Además, su señora es preciosa. Lástima que esté bajando en las encuestas. - Eso de las encuestas no tiene importancia. En ellas está la mano de Uribe tratando de desprestigiar a Santos a través de su cuenta en Twitter, en la que más que mensajes, envía la descarga de su bilis y su resentimiento.- Y de Gobernador, ¿qué me dices?- Que estoy desconcertado por la decisión que tomaron algunas personas que se consideran jefes liberales, pues las actuaciones políticas del candidato escogido no merecen el apoyo de mi partido. El candidato ha debido ser Jorge Homero Giraldo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad