Diálogo en el parque 5

Julio 30, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

-Ole, Jorge, estaba por ir a Cali a hablar contigo para que me expliques muchas de las cosas de la política que no entiendo.-Pues tampoco yo las entiendo, pero haré lo que pueda por complacerte.-¿Decíme, a qué juega Uribe, si él ya no tiene futuro en política, pues no puede regresar a la Presidencia?-Es que el senador Uribe no está haciendo política sino cobrándole a Santos lo que él considera deuda porque el Presidente no se convirtió en lacayo suyo al llegar al poder, que es como Uribe entiende la lealtad.-Pero a mí se me hace increíble que una persona que ha ocupado el más elevado cargo de la República ande ahora incendiando los ánimos y despotricando todos los días contra Santos, a quien juzga como si fuera un sujeto que lleva a Colombia hacia el comunismo, con lo cual pretende asustar a la caverna de la derecha.-Sí, es que ese sistema de echar mano de la falacia, la contumelia y la distorsión de la verdad es propio de esa personalidad, como la de Uribe, que los psiquiatras encasillan en el fenómeno de la sociopatía, que produce incapacidad para juzgar racionalmente los hechos. -Pero bueno, para dónde va este señor, que ya desborda todo lo que tú y yo hemos visto en quienes fueron grandes y temibles opositores de otros gobiernos, particularmente de los liberales.-En Colombia nadie ha ejercido la oposición con la virulencia de Uribe. Con frecuencia traigo el recuerdo de Laureano Gómez, para quien los liberales y los jefes de nuestro partido éramos poco menos que engendros del demonio. Pero el jefe conservador tenía ciertos límites que no se atrevía a violar. Uribe no conoce fronteras para sus desafueros.-Creo que debía de tener continencia, pues con semejante rabo de paja, alguna cautela era de esperar en un personaje que tiene tanta gente de su gobierno en la cárcel.-Siquiera tocaste el tema. Ningún presidente en la historia de Colombia tuvo tantos funcionarios de su entorno en la cárcel o en los umbrales de las condenas: ministros y altos miembros del Ejecutivo purgan penas por diversos delitos y varios están en turno para recibirlas. Y lo más vergonzoso es que toda la cúpula del DAS, que obedecía órdenes de Uribe, está en prisión.-¿Pero no consideras que en el fondo hay algo de persecución judicial y que la Corte Suprema le está pasando factura a Uribe por el hostigamiento que sufrió durante el régimen uribista?-No, pues la Corte que ha conocido de los procesos contra Sabas Pretelt, Diego Palacios, Andrés Felipe Arias y María del Pilar Hurtado está integrada por magistrados distintos a los que hubo cuando las ‘chuzadas’ ilegales contra los miembros de esa corporación.-¿Y qué me dices del Procurador?-Ese caballero dejó de ser jefe del Ministerio Público para convertirse en un politiquero que usa el cargo para intervenir en zonas que le son vedadas, como el proceso de paz, que compete únicamente al Presidente.-¿Y ese tipo puede impunemente gritar que Santos tiene pacto con las Farc para que el Consejo de Estado falle en su contra la demanda de nulidad de su elección?-Juan Manuel Santos no puede caer en el error de presentar a Ordóñez como víctima del Gobierno. Lo que quiere el Procurador es que lo saquen con sentencia para convertirse en candidato conservador o del Centro Democrático. Lo veo en este último escenario con gente de su talla, como José Obdulio Gaviria, Paloma Valencia y Fernando Londoño.-Chao, Jorge. Vuelve pronto a Tuluá.

VER COMENTARIOS
Columnistas