‘De regreso a mi tierra’

Mayo 26, 2011 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

De nuevo se lució la Fundación del Artista Colombiano al llevar al escenario de nuestro bello Teatro Municipal Enrique Buenaventura, con boletería agotada, la sexta versión del espléndido espectáculo que lleva el mismo título de esta nota. Durante seis años consecutivos, esa fundación ha complacido al público con la presencia en Cali de cantantes colombianos que residen en exterior, en donde gozan de amplio reconocimiento. De veras, meritoria la labor que adelanta en la fundación su directora Mary Salazar de Sierra. La entidad que ya cumple 21 años al servicio de los artistas criollos, y que muestra obras tan extraordinarias como el conjunto habitacional que permite a esos artistas tener vivienda propia con grandes facilidades de pago. En el alto Meléndez se construyen 120 apartamentos muy bien diseñados, con un costo de $37 millones, que los adjudicatarios pueden adquirir con cuota inicial de $11 millones y el saldo con subsidio del Estado y cómodas cuotas mensuales.En su sede del barrio San Antonio, Carrera 5 No. 4-16, la fundación realiza los primeros viernes de cada mes una reunión musical de alta calidad, que congrega gran cantidad de público que disfruta unas horas de cantantes y músicos diversos, al que se puede acceder por un bono de $25.000.Esta última presentación de ‘De regreso a mi tierra’, en las noches del 19 y 20 de mayo en el Municipal y del 21 en la Comuna 6, fue magnífica pues contó con la presencia del barítono antioqueño Luis Fernando Gutiérrez, astro de la Ópera de Munich, quien ya nos había deleitado el año pasado, pero que ahora vino como consagrado cantante, que lo mismo interpreta un bambuco que un aria de Verdi. Con él compartieron escenario el tenor Julián Henao y el pianista Pablo Andrés Rojas, ambos residentes en Viena. De Cuba llegó la soprano Delcy Yanet Estrada, de bella estampa y de registro perfecto. El acompañamiento musical estuvo a cargo del maestro Juan R. Vargas, con una orquesta de 20 profesionales. En fin, una noche inolvidable.En esta ocasión se rindió merecido homenaje al maestro Jaime Llano González por toda una vida dedicada a la música, como genial intérprete del órgano. En realidad, me emocionó ver a este hombre en la cumbre de su vida quien durante tanto tiempo enalteció la música colombiana. El público que colmaba el Municipal, en pie, tributó atronador aplauso a este consumado músico a quien tanto quiere la gente colombiana.Cuando al final del espectáculo todos los artistas, en coro, al que se sumó la señora Salazar de Sierra, interpretaron ‘El regreso’ del compositor caucano Efraín Orozco, muchos sentimos que se nos “piantaba un lagrimón” como en el tango de Gardel, cuando recordamos el amado solar nativo, en el que jugábamos con la pelota de trapo y el barquito de papel.El Concejo de Cali dispuso mediante acuerdo que la Fundación del Artista Colombiano es Patrimonio Cultural de Santiago de Cali y que, por tanto se hace acreedora al apoyo económico de la municipalidad, circunstancia que le permitirá adelantar los proyectos artísticos y sociales con menores problemas en el presupuesto.Invito a mis lectores a que se conviertan en ‘mecenas’ de la fundación con un módico aporte de $20.000 mensuales, que mucho le sirve a la institución, y al aportante, pues le da derecho a descuentos en los espectáculos que se presenten en Cali bajo su patrocinio.Felicitaciones, doña Mery, y adelante con los faroles.

VER COMENTARIOS
Columnistas