Cuatro amigos, tres libros

Diciembre 05, 2013 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Los hermanos Ramos Acevedo, Amparo y Jairo, tienen conmigo la afinidad de ser los tres abogados del Externado, de donde nace cálida amistad, ellos más jóvenes, pero todos atados por la misma cuerda de la amada Universidad.Jairo y Amparo se especializaron en Derecho Administrativo y son autores de verdaderos tratados en esa rama, sobre todo en lo que hace relación con la Contratación Estatal. Ahora sale la tercera edición actualizada con las normas vigentes, que no debe faltar en ninguna biblioteca de los colegas, así no ejerzan en ese escenario profesional pues es de rigor conocer cómo deben hacerse los contratos que suscriben los entes públicos para evitar que sucedan en Colombia esos atroces delitos que comenten los bandidos que entran a saco en las arcas oficiales, como si fueran cotos de caza particulares.Si el Distrito Capital hubiera ejercido controles y los contratos con los Nule no se hubiesen adjudicado ‘a dedo’, no tendría Bogotá el desmedro patrimonial que los colombianos vemos asombrados cuando nos enteramos del ‘Carrusel de la Contratación’, que no se remedia con tener condenados a sus autores a unos pocos años de cárcel.Sería conveniente que en todas las facultades de derecho – si tuviesen el don de la ubicuidad – dictaran cátedra mis amigos Ramos Acevedo, que honran la carrera que escogieron y que les hace capaces de escribir esta excelente obra que con generosa amabilidad me dedicaron, junto con Alberto Mario Vargas Llinás, igualmente egresado del Externado. Gracias, y que sigan en ese noble empeño didáctico.***No es común que en una misma persona se den las condiciones de abogado y de poeta de alto coturno. Ese par de calidades se aprecian en Armando Barona Mesa, uno de los mejores penalistas vallecaucanos, que a ratos se evade del foro para sobresalir en la literatura.Tiene de su autoría una investigación notable sobre el asesinato del Gran Mariscal de Ayucucho, en la que concluye que detrás de los asesinos de Sucre estuvo el general José María Obando. No comparto en su integridad esa tesis pero leí con agrado el trabajo de Barona, y hay que decir que pocos como él han hecho un relato tan pormenorizado del crimen de Berruecos.El colega acaba de publicar un libro de versos “Poemas sobre el viento” en el que vierte la sensibilidad de su espíritu. Hay allí una poesía sobre Giordano Bruno que me emocionó mucho pues hace poco estuve al pie de la estatua que Roma erigió para perpetuar la memoria de este personaje que el oscurantismo medieval sentenció a morir en la hoguera. Ojalá que la aridez de los códigos permita a Barona llevar su vena poética a nuevos horizontes, para solaz de sus amigos que lo admiramos.***Freddy Jaramillo Galvis aparece en la lista de mis más queridos camaradas, cuya muerte me llenó de dolor pues pocos con mejor sentido de lealtad que este tulueño con quien compartí momentos inolvidables en la política y fuera de ella.Heredero de todas sus virtudes es su hijo Esteban Jaramillo Urdinola, que ahora me obsequia su precioso libro ‘Tu otro yo’, que lejos de ser obra de superación como tantas que inundan las librerías, es un mensaje de fe en Dios y de esperanza, que solamente brota de un espíritu selecto. Jaramillo traza el verdadero sendero de la paz interior, tan necesaria para que los colombianos depongamos odios y rencores.

VER COMENTARIOS
Columnistas