Cosas del cine

Cosas del cine

Agosto 23, 2017 - 11:40 p.m. Por: Jorge Restrepo Potes

A sus 89 años -¿A qué horas pasaron tantos?– falleció Jeanne Moreau, la gran actriz del cine francés, quien en sus primeras apariciones en la pantalla escandalizó a la mojigata sociedad de mediados del Siglo XX, incluida la de su propia patria, tan libertaria y tan abierta en eso del amor humano, porque cuando era escandaloso que una mujer saliera en película ligera de ropas, Moreau tuvo el atrevimiento de abrir la blusa y enseñarle al carcelero sus turgentes senos en La reina Margot, una especie de soborno que deslumbró a los espectadores, entre ellos este servidor, a la sazón alumno de bachillerato.

Y es que, a decir verdad, yo que he visto tanto cine –Marilyn Monroe aparte– no preciso otra estrella que causara la seducción del público masculino como está compatriota del presidente Macron, que resolvió a los 19 años ingresar al santuario del teatro que es la ‘Comédie-Française’, que la llevó a su escenario con Los sótanos del Vaticano, en el papel de una prostituta. Menudo escándalo el que se formó, pero jamás descendió de los más prestigiosos teatros parisinos.

Louis Malle en 1957 la puso en las marquesinas con ese actor magnífico que fue Lino Ventura, en la película Ascensor al cadalso, que tengo en mi cinemateca y sobre la cual vuelvo con frecuencia. Luego, el genio de lo que se llamó ‘La nueva ola’, François Truffaut, filmó con ella Jules et Jim, que la hizo entrar con pie derecho al salón de la fama.

En 1960 recibió en el Festival de Cine de Cannes el premio a la Mejor Interpretación Femenina por Moderato cantabile, de Peter Brook, rol que desempeñó dos veces. Orson Welles, el gigante de la actuación y dirección cinematográfica, la dirigió en El proceso basada en la novela de Kafka y la calificó como la mejor actriz del mundo. Después filmó con ella La historia inmortal.

Recibió varios de los mayores premios que se otorgan en el Séptimo Arte. El León de Oro en Venecia por su carrera en 1992; el Óscar de honor en 1998; el premio europeo del Festival de Cine de Berlín; y el Donostia de San Sebastián, en 1997, reconfirmaron su exitoso tránsito frente a las cámaras.

Con su rostro de ‘femme fatale’ cautivó al mundo entero. Yo no la recordaré como la anciana nonagenaria que acaba de morir sino como la despampanante mujer que dejaba boquiabiertos a todos sus admiradores hace 60 años.

***
El pasado 8 de agosto cumplió 80 años Dustin Hoffman, uno de los mejores actores que han pasado por el universo fílmico de Estados Unidos. Todos lo recordamos muy joven junto a Anne Bancroft en El graduado, que en 1967 se consideró violatoria de la moral de ese entonces. De ahí en adelante, Hoffman se convirtió en una celebridad, que era prenda de garantía para los productores de Hollywood, pues el público se volcaba sobre las taquillas del mundo para ver las cintas de este hombre de baja estatura corporal pero de dimensión actoral gigantesca: Cowboy del media noche, Kramer vs. Kramer, Tootsie, Todos los hombres del Presidente y Rain man. Tuve la fortuna de verlo en la obra de teatro Muerte de un viajante, el célebre drama de Arthur Miller. Hoy Hoffman interviene en películas como actor secundario y se siente feliz pues considera que es su retribución al cine, que fue la razón de su vida.

***
Murió a sus 91 años Jerry Lewis, el inolvidable ‘Profesor Chiflado’, quien con Dean Martin formó una de las más hilarantes parejas del cine gringo.

VER COMENTARIOS
Columnistas