Corfecali se lució

Enero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Hay que felicitar al alcalde Ospina y a Corfecali por el éxito sin antecedentes que tuvieron los distintos eventos programados para la pasada Feria de Cali, en los que participaron miles de personas que, sin gastar un peso, pudieron apreciar espectáculos de alto contenido popular.Hay que destacar la gestión de Leobardo Amú, gerente de Corfecali, y de su competente director operativo Helbert Zambrano, responsables de las presentaciones que convocaron multitudes, que gozaron muchísimo y que solamente colaboraron con productos para los damnificados por las inundaciones.Voy a tratar e referirme sucintamente a cada uno de los actos que se dieron en esta versión ferial.1.- El Salsódromo.- Sobre poco más de un kilómetro desfilaron las diversas escuelas de salsa provenientes de los barrios caleños, de donde han salido bailarines que han logrado fama internacional. Esas escuelas practican durante todo el año, con seguimiento de gente de Corfecali, que hace una selección de donde surgieron las 25 agrupaciones que ejecutaron el esplendido ‘show’ visto por 400.000 espectadores. Corfecali apoya a cada una de esas escuelas con $20 millones que se van entregando por instalamentos y vigila la buena inversión de esos recursos, especialmente en lo referente al vestuario. Las que no resultan clasificadas tienen la opción de presentarse en el Teatro Jorge Isaacs, de donde salen las mejores tipo A y tipo B. Además, ocho escuelas de niños. Un verdadero estímulo para el futuro de la salsa.Debo resaltar la magnífica colaboración que en la producción del Salsódromo presta la empresa que dirige Andrea Buenaventura.Las carrozas fueron armadas por artesanos caleños, que interpretan mejor que los foráneos el sentimiento local.Creo que con el correr del tiempo nuestro Salsódromo se convertirá en lo que para Río de Janeiro es su carnaval con las escuelas de samba, que allá son trece permanentes.2.- Cabalgata. A pesar de que he sido constante crítico de este jolgorio equino, observo que esta vez se trasladó a segundo lugar pues ya no abrió la Feria como en años anteriores, lo que era una prolongación de la borrachera del 24 de diciembre. Ahora vimos más cultura ciudadana y se recuperó la participación de la gente decente. Fue destacada la presencia de la Policía y el Ejército con sus cuerpos de jinetes elegantemente trajeados.3.- Desfile del Cali Viejo. Muy del agrado del pueblo que puede interactuar con las comparsas.4.- Desfile de autos antiguos, con muy buena clasificación de las categorías de los vehículos.5.-Canchas Panamericanas. Allí se hizo el espectáculo mayor en cuanto a música se refiere, del 25 al 30 de diciembre, con variada programación de expresiones rítmicas de tanto arraigo en la cuidad hasta culminar con el Festival de Orquestas, ahora con más influencia de la música del Pacifico.6.- Ciudadela de la Salsa, en las viejas instalaciones de la Licorera. Allí se celebró el encuentro de melómanos y coleccionistas, que cerró con la presentación de una orquesta internacional.7.- Concierto en el Barrio El Guabal, verdaderamente espectacular, con asistencia de 17 mil personas.En fin, un éxito para la Administración Municipal. Un reconocimiento especial a Helbert Zambrano que le puso “alma, vida y sombrero” para que todo saliera bien pues hubo gratuidad con alta calidad artística y organizativa.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad