Bien hecho

Abril 10, 2014 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Quiero felicitar al contralor general de Santiago de Cali, Gilberto Hernán Zapata Bonilla, por su tercer año consecutivo como presidente de la Comisión Regional de Moralización, quien ha liderado la realización de audiencias ciudadanas en salud, medio ambiente, regalías y seguridad, y convivencia ciudadana la cual giró en torno al tema de menores infractores, temas críticos que antes no se abordaban desde los organismos de control, que se presentan en nuestro departamento.La Comisión en el Valle del Cauca que fue propuesta en el marco de la Comisión Nacional de Moralización, se instaló el 20 de febrero de 2004, mediante pacto firmado en el marco del Programa Presidencial de la Lucha contra la Corrupción.Tiene como función principal la articulación de las diferentes acciones de prevención, investigación y control de los entes que la conforman: Procuraduría Regional, Fiscalía General de la Nación, Consejo Seccional de la Judicatura, Fiscalía General de la Nación, Cuerpo Técnico de Investigación -CTI-, la Contraloría General de la República, la Departamental, las Municipales y la Distrital, Auditoría General de la República, Procuraduría General de la Nación. Otras entidades que pueden ser convocadas para ser parte de la Comisión Regional de Moralización, cuando se considere necesario, son: la Defensoría del Pueblo, las personerías municipales, los cuerpos especializados de Policía técnica, el Gobernador y el presidente de la Asamblea Departamental.Su objetivo general es la promoción y adopción de políticas, planes y programas orientados a la prevención e investigación del fenómeno de corrupción a nivel departamental, es decir la articulación de acciones de los organismos de vigilancia y control del Valle del Cauca, ejecutor de acciones de prevención, investigación y sanción de hechos de corrupción y en general, de aquellos que violentan las normas legales, proporcionando alternativas de solución a los problemas colectivos de la ciudad y la región.***Estoy vinculado a la Fundación del Artista Colombiano que dirige esa mujer excepcional que es Mary Salazar de Sierra. De ella supe que existía cuando mi mujer me convenció de que fuéramos al Teatro Municipal a ver ‘De regreso a mi tierra’, que yo supuse era un espectáculo menor.Salimos asombrados con el estupendo desfile de cantantes de alta categoría, todos colombianos que actúan en Europa. Esa noche, la hija de la señora Salazar, Maricielo, había montado en el escenario una réplica exacta de la estatua de Efraín y María con el busto de Jorge Isaacs, tan mal ubicada en las cercanías del Concejo.Me propuse conocer la Fundación y me enteré por boca de su Directora de la espléndida gestión que cumple en favor de los artistas, a quienes da oportunidad de tener vivienda propia cuando solo han tenido los magros ingresos provenientes de su voz y su guitarra.La semana pasada asistí a la IX versión de ‘De regreso a mi tierra’, una velada encantadora con la soprano Sandra Liz Cartagena, el tenor Hans Ever Mogollón, la mezzosoprano Alejandra Acuña y el barítono Sidney Jiménez, acompañados de la gran orquesta dirigida por el maestro Miguel Ángel Casas. Como siempre, la función terminó con el precioso tema ‘El regreso’ de Efraín Orozco, que me pone nostálgico, con su “encumbrada cometa” pidiendo carretel.Felicitaciones a la señora Salazar por su trabajo en favor de la cultura y de los artistas.

VER COMENTARIOS
Columnistas