A Cañaveralejo

Diciembre 20, 2012 - 12:00 a.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Con el mismo entusiasmo que por esta época, año tras año, invité a la afición a hacerse presente en los tendidos de nuestra bella Plaza de Cañaveralejo, cuando el espectáculo taurino era organizado por la Fundación Plaza de Toros, lo hago hoy cuando la Sociedad Anónima Plaza de Toros de Cali, una vez celebrado el acuerdo entre ella y la Fundación, la Plaza tomó el control de los bienes arrendados y se dispone, bajo su exclusiva responsabilidad, a dirigir los festejos para la temporada 2012.Le deseo el mejor de los éxitos a la junta directiva de la sociedad anónima y a su presidente, Alfredo Domínguez Borrero. Para mí han quedado superadas todas las diferencias que distanciaron a los dos entes rectores de la Fiesta Brava en Cali, enfrascados en una estéril reyerta que nada bueno aportó al mundo del toro en nuestra ciudad, y antes, por el contrario, fue un semillero de pleitos en que los abogados y no la afición, llevaron la mejor parte.Acabados los motivos de discordia; devueltos a su propietaria, la sociedad anónima, los inmuebles arrendados en Cali y Palmira; recuperada la administración por los accionistas de la Plaza, con una persona de la gallardía y competencia empresarial de Domínguez Borrero, estoy seguro de que Cali recobrará su puesto de primer orden entre las plazas de América. Sin toros en Bogotá y Quito por absurdas disposiciones administrativas; venida a menos Cartagena, quedan Cali, Medellín y Manizales, e ignoro si a Acho en Lima le alcance el vapor para hacer temporada. A Cali, en este diciembre, llega lo mejor de lo mejor de quienes visten los bellos trajes de torero. En Cañaveralejo saldrán a la arena en ocho festejos, diurnos y nocturnos, los más afamados diestros hispanos y colombianos. Entre los primeros destacan El Juli; Pablo Hermoso de Mendoza, sin duda el mejor rejoneador del mundo; Antonio Ferrera, que enloquece los tendidos con las banderillas; y los finos espadas Javier Castaño, Iván Fandiño y David Mora.De los coletudos criollos, no podía faltar Luis Bolívar, digno sucesor de César Rincón como as de la torería nacional. Y con él, jóvenes promesas llenas de valor y arte como José Fernando Alzate y Ricardo Rivera, acompañados de sus compatriotas Paco Perlaza, Diego González, Sebastián Vargas y Ramiro Cadena. En José Fernando Alzate vislumbro un futuro prometedor por su dominio y conocimiento del oficio.Ayer la Fundación. Hoy la Plaza. Nadie es sabio en ese complejo universo del toro de lidia. Aquí estarán las mejores ganaderías con excelentes toreros. Ojalá estos embistan como los bravos de verdad y los vestidos de luces demuestren por qué tienen puesto de honor en el escalafón, tanto español como colombiano.La continuidad del espectáculo taurino en Cali depende en muy alto porcentaje de los aficionados, que si no se acercan a las taquillas a adquirir las boletas que les permita llenar hasta las banderas los tendidos de la linda copa champañera, hasta ahí llegaremos. Por graves quebrantos de salud, Eduardo Estela no podrá estar presente en la corrida del 25 de diciembre en la noche, en la que se lidiará un encierro de su ganadería Puerta de Hierro, que, dicen los entendidos, son seis toros con casta y trapío de los mejores que se hayan visto en Cañaveralejo. Ese día hay que rendirle un homenaje a este hombre que entregó su vida al servicio de la Fiesta Brava.Todos a Cañaveralejo. Allí es la cita de los verdaderos aficionados.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad