Si pierde Chávez

Octubre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por: Jorge Ramos

Esta será la elección más difícil en la vida política de Hugo Chávez. Nunca se ha enfrentado a una oposición unida con un solo candidato: Henrique Capriles. A pesar del abrumador y abusivo control de Chávez sobre prácticamente todo el aparato del Estado venezolano -incluyendo al organismo que cuenta los votos- existe la posibilidad real de que Chávez pierda.Pero una cosa es que Capriles obtenga más votos y otra muy distinta es que Chávez lo reconozca. Desde que ascendió a la Presidencia hace 13 años, Chávez ha enfrentado poca oposición, salvo en dos ocasiones: en el 2007 cuando una mayoría de los venezolanos votaron contra un referendo constitucional que hubiera aumentado los poderes ejecutivos de Chávez y prolongado su periodo en la Presidencia; y en el 2010 cuando la oposición obtuvo el 52% de los votos para la Asamblea.Si bien la mayoría de los sondeos electorales colocan en la delantera a Chávez, varios de ellos señalan una ligera ventaja de Capriles, lo que significa que el resultado de la votación de este domingo bien podría ser la tercera -y definitiva- derrota de Chávez.¿Por qué puede perder Chávez la elección presidencial? Por principio, se ha desgastado en el poder. Las vidas de muchos venezolanos están hoy peor que hace 13 años y el país ha dejado de ser una democracia. Pero hay más.Venezuela es uno de los países más peligrosos del mundo. En el 2011 hubo 19.336 asesinatos. Ha sido el año más violento en la historia de Venezuela, según el Observatorio Venezolano de Violencia. El 2010 también fue muy violento con 13.080 asesinatos, según Naciones Unidas. Chávez, diga lo que diga, no ha podido contra el crimen.A pesar de los supuestos avances contra la pobreza, la alta tasa de inflación del país ha erosionado los ingresos de los trabajadores. Las políticas de Chávez para estabilizar los precios y la economía han fracasado. Además, el Gobierno chavista ha demostrado ser impotente para frenar la corrupción rampante. Y Chávez no ha sido un buen administrador de la riqueza petrolera del país.La concentración del poder de Chávez, y las amenazas a quienes se oponen a él, ponen en peligro la democracia en Venezuela, según concluyó recientemente un reporte de la organización Human Rights Watch. (Aquí está: bit.ly/NGDjaB). El informe dice que bajo Chávez han sufrido los derechos humanos y las instituciones democráticas en Venezuela, desde las Cortes y los medios de comunicación hasta los activistas que denuncian los abusos del chavismo. Cuando una persona decide por 29 millones, eso no es democracia.En lo que Chávez realmente es excepcional, sin embargo, es en hacer promesas grandiosas. Antes de ser elegido la primera vez, en 1998, me dijo en una entrevista que entregaría el poder en cinco años o menos, que no nacionalizaría ninguna empresa y que respetaría a todos los medios de comunicación. Eso no lo cumplió y en la internet son conocidas como ‘Las Tres Mentiras de Chávez’ (Aquí está el video: bit.ly/106E6f). Precisamente para eso son las elecciones: para sacar a los políticos y a los partidos que no cumplen sus promesas. Chávez ha roto muchas.Por estas razones pudiera perder Chávez las elecciones. Y él lo sabe. Por eso ha apelado al miedo para ganar. “¿Qué les conviene? ¿Una guerra civil?”, preguntó a principios de septiembre a los que pensaban votar contra él. La advertencia de Chávez es clara. Si pierde habrá violencia.Pero la pregunta es si, aún perdiendo, reconocería su derrota. Como él controla casi todo en el país, ¿podría realizar un fraude y desconocer el resultado final de las elecciones? Imposible saberlo por ahora. Pero hay dos precedentes que nos ayudan a entender qué pasa cuando una dictadura o un gobierno autoritario pierde unas elecciones.En 1988 los chilenos le dijeron “no” al dictador Augusto Pinochet, luego de 16 años y medio de régimen totalitario y sangriento. El rechazo a Pinochet fue abrumador (55% del No frente a 44% del Sí) y no tuvo más remedio que dejar el poder.En Nicaragua en 1990 los sandinistas tuvieron que entregar el poder a la candidata opositora Violeta Barrios de Chamorro. Muchos nicaragüenses escondieron su preferencia a los encuestadores y a la hora de votar lo hicieron por Violeta. Los sandinistas se tardaron en reconocer su derrota pero, finalmente, entregaron el poder luego de 11 años. Igual que con Chávez, muchos dudaban que Pinochet o los sandinistas entregarían el poder. Pero la presión interna e internacional evitó que se quedaran en el poder.Venezuela tiene una oportunidad histórica de cambiar de rumbo. Y si lo hace será a contracorriente, venciendo todo tipo de trampas. Si pierde Chávez -como ocurrió con Pinochet y los sandinistas- no entregará el poder. Se lo tendrán que arrancar voto por voto.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad