La mujer a la que teme Chávez

Abril 17, 2011 - 12:00 a.m. Por: Jorge Ramos

María Corina Machado no le teme a Hugo Chávez. Muchos de los opositores políticos del Presidente han dejado Venezuela, han sido inhabilitados o no se han atrevido a enfrentársele o a retarlo en público. Pero María Corina es distinta. Desde septiembre de 2010, cuando fue elegida a la Asamblea Nacional por una abrumadora mayoría de votos, ella ha desafiado una y otra vez al régimen autoritario de Chávez. Y al hacerlo, se ha convertido en una de las líderes opositoras más influyentes, insistiendo en que ha llegado la hora de una nueva era de apertura y democracia real en Venezuela. Durante un apasionado discurso en la Asamblea, alzó desafiante un letrero en el que se leía “649”. “Es el número de días que le quedan a este gobierno”, dijo. “Señor Presidente, su tiempo ha terminado. Nuestro tiempo acaba de empezar”. (Su discurso completo puede ser visto en YouTube). En una entrevista reciente, pregunté a María Corina sobre los esfuerzos en Venezuela para derrotar a Chávez, un político astuto que al parecer hará lo que sea -legal o no- para permanecer en la Presidencia. ¿Se le puede ganar a Chávez por las buenas, con votos y no con balas? “Absolutamente y el Presidente lo sabe”, me dijo, segura. “Y por eso el miedo que está demostrando y las reacciones agresivas, de descalificación, de intimidación”. Efectivamente, Chávez parece tener miedo. Frecuentemente ataca directamente a María Corina, retándola a postularse como candidata a la Presidencia contra él en 2012. “Esa es una burguesita de fina estampa”, dijo en discurso reciente, citando una canción popular. “Ahh, lánzate pues, burguesita de fina estampa para que tú veas lo que es la furia del pueblo”. Y ella aceptó el reto. “Eso lo que demuestra es que el Presidente perdió el contacto con los venezolanos”, me dijo. “A mí no me importa; me tiene absolutamente sin cuidado cómo me llame el Presidente. Me importa como me llamen mis conciudadanos. Me llaman María Corina -y lo hacen con afecto-”. Chávez y María Corina se saludaron una vez en la Asamblea. ¿Qué pasó? “El presidente Chávez me habló a mí, me dijo que conocía a mi madre. Le envió saludos a mi madre y yo le regresé saludos a la suya”. Vi el video del encuentro. Pura frialdad. Ninguno parpadeó. María Corina es de las fundadoras del grupo Súmate, organización de monitoreo electoral que en 2004 intentó sacar a Chávez del poder con un referendo revocatorio. Dos años antes, los líderes de Súmate fueron acusados de traición a la patria y conspiración por apoyar el golpe de Estado contra Chávez y por haber recibido dinero de Estados Unidos. María Corina niega haber apoyado el golpe, pero sí reconoce haber recibido ayuda del extranjero, “como lo hacen cientos de organizaciones en el mundo”. “En Venezuela recibimos fondos del Congreso de Estados Unidos y de otros gobiernos. Ocurre con todas las organizaciones que defienden los derechos humanos”. Las acusaciones judiciales en su contra están pendientes. Pero ella sigue adelante. “No aceptamos el atropello, la ofensa y cómo se ha sembrado la violencia y la confrontación de los ciudadanos en medio de la bonanza petrolera más grande de nuestra historia”, dijo. En cuanto a los comicios presidenciales del año entrante en Venezuela, María Corina no es ingenua. Sabe que Chávez tendrá una enorme ventaja. “Oiganme bien: efectivamente el presidente Chávez tiene recursos”, me dijo, señalando que el Presidente también controla los medios de comunicación y que es muy probable que recurra a la intimidación tanto de votantes como de candidatos de oposición. Pero María Corina se niega a ser intimidada. “Las elecciones en Venezuela no serán libres y justas. Pero la fuerza del pueblo de Venezuela no la puede detener ni el presidente Chávez ni ningún otro autócrata que trate de poner a Venezuela de rodillas”. Ella cree que el próximo presidente de Venezuela debe tener autoridad moral, capacidad para dirigir y ser un verdadero representante del pueblo, no de intereses especiales. Esta madre de tres, que se rehusa a vivir en otro país, cree que el próximo presidente o presidenta de Venezuela debe tener capacidad ejecutiva y no representar un sector en particular. Pero, ¿será ella? “Yo decidí dedicar mi vida a servir a mi país”, me comentó. Y cuando la presioné al preguntarle si se lanzaría por la Presidencia me dijo que “es prematuro hablar en este momento de nombres”. La oposición a Chávez se ha caracterizado por sus divisiones y falta de un plan común. Ya veremos si para diciembre del 2012 las cosas son distintas. Mientras tanto, se lance o no, María Corina es hoy la voz más clara, directa y valiente frente al chavismo. Es la mujer a la que más le teme Chávez. María Corina sabe que su tarea -sacar a Chávez del poder- es cuesta arriba. “La libertad se conquista todos los días. No se hereda”. Y sabe por qué lo hace: “Yo adoro mi país; Venezuela es un país extraordinario donde quiero vivir y donde quiero que crezcan los hijos de mis hijos”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad