‘Trovador de un nuevo romanticismo’

Mayo 20, 2013 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Chesterton, en su libro ‘San Francisco de Asís’, trata de decirnos lo difícil que es llegar a la interioridad de las causas, de las personas, cuando nos dejamos llevar por la información, por lo que dicen los medios de comunicación, los cuales nos informan de lo que acontece pero con mucha dificultad y en muy pocas situaciones llegan al interior del hecho en la cosa o en la persona que lo producen y debido a esto es que nuestros conocimientos están llenos de verdades a medias, por ende no hay la verdadera comunicación que logre la verdad, que libera al hombre y le hace justicia.Francisco, el de Asís, recurriendo a su historia del comienzo, asegura Chesterton que dijo a su inicio: “Ser un trovador de un más noble y nuevo romanticismo. Fue un enamorado. Un enamorado de Dios, y también un enamorado de los hombres. Pero como Francisco no amó a la humanidad, sino a los hombres, tampoco hubo de amar a la cristiandad, sino a Cristo. Y para el mundo de hoy, la clave del Ascetismo y de otras muchas cosas se halla mejor en las historias de enamorados que nos parecen más bien lunáticos”.De la misma manera el papa emérito Benedicto XVI, al responder en su libro ‘La Iglesia’ al gran interrogante de los que quieren que esta institución se adapte al mundo presente, dice: “La Iglesia no necesita volverse más humana, lo que falta es que se acepte por la humanidad que es Divina, y cuando esto se logre la Iglesia será más humana”.Desde el momento que en la logia del Vaticano, sobre la plaza de San Pedro, el 13 de marzo del 2013, se anunció el nombre de Francisco, el nuevo papa, una alegría inmensa y un viento de esperanza salió de todos los asistentes en una aclamación gigante y jubilosa, ante el sucesor de Pedro escogido de los confines de la tierra y que más tarde, en su sencilla y austera figura, de pie, saludaba con su mano levantada diciendo buenas tardes y pedía entonces que antes de bendecirlos, ellos oraran primero a Dios por él; y cada día más en cada acto y movimiento de ternura y acercamiento, la gente se va enamorando de la figura del nuevo papa.Hoy en día se habla de la necesidad de un lenguaje común en el cual los hombres se puedan entender y es así como se habla del lenguaje de ‘la Belleza, la Bondad, la verdad’, ellos serían el piso común en el cual la humanidad podría vivir en paz, puesto que la manifestación práctica del hombre que las posee es la ternura, actitud que rompe toda barrera y discriminación entre los seres humanos y es precisamente el lenguaje que sale desde dentro del corazón del nuevo hombre que está en la cátedra de Pedro, puesto que es y ha sido siempre un enamorado de Jesucristo, reflejado en el sufrimiento y dolor de los hombres, de tal manera que quiere traspasar así el amor de Dios a todos los hombres de buena voluntad, no solo a aquellos que confiesan públicamente a Cristo, como se los manifestó al otro día de su elección a los periodistas.En el nuevo aire de ternura activado en la Iglesia con la persona del papa Francisco, se inicia el caminar hacia una renovación de las estructuras de ella, bajo la guía del Espíritu Santo, donde lo que prevalecerá es el amor a Jesucristo hecho realidad en los hombres de carne y hueso y es así como se entiende el salir a la periferia en búsqueda de las 99 ovejas que sufren la inclemencia de la mundanidad, y esperan la ternura del Pastor.

VER COMENTARIOS
Columnistas