Reelección polémica

Noviembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

“La gente sin conciencia usa este lenguaje: Al honrado hay que vigilarlo, pues nos resulta incómodo: se opone a nuestras acciones, nos echa en cara el no cumplir la ley, nos reprocha el no vivir según nos educaron……sometámoslo a la prueba del insulto y la tortura, para averiguar si cede en algo y saber qué tanto aguanta. Condenémoslo a una muerte ignominiosa, ya que, según dice, habrá quien lo defienda” (Sb 2,12 y ss).Inicio pidiendo excusas por citar un pensamiento del libro de la Sabiduría que forma parte de los 73 que componen la Biblia católica, pero lo hago como otros pueden citar a un filósofo, literato, pensador, hombre político, para opinar sobre lo polémico que ha sido para algunos el pensar en la posible reelección del actual Procurador.La visión de este texto sobre el actuar humano refleja la verdadera sabiduría que tiene que ver con la ley Natural, que no es otra cosa que la expresión de la ley Divina. Que está impresa en la ley natural y que asumida por el hombre adquiere la connotación de la fe y la actitud frente a la fuente y origen de La Verdad, Así asumirá un estilo de vida que definirá su comportamiento bueno o malo que se enfrentará a quienes sin contar con este apoyo o fuente se someten a seguir los condicionamientos legales de las normas y preceptos, que salidos del razonar humano según sus intereses y necesidades han instituido para asociarse, conformando un código de normas y principios legales para vivir en comunidad. Pero es sabido por la experiencia de los pueblos, que no todo lo legal siempre es lo bueno y lo verdadero: lo moral, aunque como se dice hoy en día sea signo de cultura y civilización . En el preámbulo de la Constitución colombiana del 91 se invoca el nombre de Dios, precisamente como evocando esta sabiduría que lleve a los delegatarios a legislar con sindéresis para lograr la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la libertad, el conocimiento, la paz, dentro de un marco jurídico; y en los principios fundamentales en los artículos 1 y 2, afirma que Colombia es un Estado social de derecho, democrático, participativo y pluralista, fundado en el respeto de la dignidad humana y en la prevalencia del interés general y para ello las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra , bienes, creencias y demás derechos y libertades.Precisamente la raíz de lo polémico de la reelección del Procurador actual, se centra en los temas del: “Aborto, La píldora del día después, El matrimonio de los homosexuales” y otros que tienen que ver con estos anteriores y además de estar en la base del preámbulo de nuestra Constitución y de sus principios fundamentales para defender, como los son: “La vida, la dignidad de la vida y de la persona humana, la libertad, la justicia y la igualdad”, enfrentan la perenne disputa entre la ‘ciencia y la fe’, entre el ámbito de lo público y de lo privado, y lo específico de la problemática cual es el conocimiento de la ley, su realidad y fundamento que van a concluir en la conciencia del ser humano que es la última instancia del obrar.Poner en consonancia la ley natural, que es la misma expresión de la voluntad Divina, con la ley positiva, es la virtud esencial del legislador, del político, para lograr la unidad, el equilibrio y el desarrollo de una comunidad en paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad