¿Quién es responsable?

Septiembre 18, 2010 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Ante el crecimiento alarmante de noticias en las que se ven involucrados adolescentes y niños en nuestra patria, quiero retomar ideas de una carta que me ha llegado por Internet de un sacerdote de México, el padre Sinohui, y que nos sirve para meditar.Inicia la carta diciéndonos: “¿Qué nos hace suponer que alguien más tiene la responsabilidad de cuidar a nuestros hijos, si nosotros, que se supone que somos los que más los amamos, no queremos tomar esa responsabilidad?”¿Que si en los bares les deben vender o no alcohol a los menores y cuál debe ser el horario para permitir abiertas las discotecas y los bares, que si se les han de prestar las llaves del carro a los menores para sus salidas nocturnas y para sus viajes de fin de semana con la novia a la finca de su amigo(a), sin preocuparnos por enterarnos que la mamá del fulano(a) no está en la ciudad desde hace días?”¿Por qué queremos creer que son maduros y responsables si nosotros mismos no lo estamos siendo? Nos volvemos ciegos a los peligros por comodidad, nos hacemos ‘los buena onda’, se nos crece el ego diciendo: ‘Es que yo sí le tengo confianza a mi hija(o)’, y lo que no nos damos cuenta o queremos tapar es que nos da flojera obrar con autoridad, porque queremos evadir la responsabilidad de ser padres.”Nuestros hijos, necesitan padres valientes y responsables que pongan reglas, pero que acompañen con su autoridad y testimonio su caminar, y con sensibilidad y amor les ayuden a tomar las decisiones que los vayan haciendo madurar en la existencia.”A los padres se les encomendó una misión especial: colaborar con Dios en la creación, y es a ellos a quienes se les pedirá cuentas por sus hijos, no al dueño del bar que lo dejó beber, o al amigo(a) que no se fijó lo que hacía el fin de semana con la novia o iba borracho conduciendo, ni al policía que se dejó sobornar o al maestro que no lo educó para ello... A nadie más que a sus padres les corresponde este deber, lo otro es simplemente una ayuda, una colaboración si hay disciplina, orden y autoridad desde el hogar.”Nunca nadie podrá hacer que sus hijos regresen a tiempo a su casa y a salvo si nosotros no podemos hacerlo. No existe ley, ni horario, ni funcionario capaz de hacer por esos muchachos, lo que ustedes como padres no quieren hacer.Claro que actuar como padres hoy en día es muy difícil, porque no hemos aprendido a conocernos ni a gobernarnos a nosotros mismos, para conocer y gobernar a los demás, y estamos funcionando con las apariencias y el beneplácito social: ser el padre más popular en detrimento de los hijos; pongamos los pies en la tierra sus hijos, necesitan que actúen como padres”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad