“Para dar testimonio de la verdad”

“Para dar testimonio de la verdad”

Marzo 27, 2018 - 11:50 p.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Desde el 25 de marzo hasta el 1 de abril, los católicos celebran lo que se llaman días santos, esta semana viene precedida de 40 días en los cuales el verdadero creyente inició desde el miércoles de ceniza, 24 de febrero, un proceso de purificación interior, espiritual, para recuperar su misión que adquirió con el Bautismo en la Iglesia católica, de dar testimonio de la verdad y así con su estilo de vida actuando y participando en el mundo real, fuese con todos los que optaron por la vida cristiana, hacedores y luchadores del Bien Común, para realizar su cometido de testimoniar la verdad de la existencia.

El papa Francisco, que precisamente cumplió en el mes de marzo 5 años de estar al frente de una de las instituciones que tienen impacto en el mundo de hoy, la Iglesia, dijo al otro día de asumir su nuevo encargo como papa, “qué más deseo yo, que una Iglesia pobre, para los pobres” y expresaba más adelante que quien tenía esa experiencia de encuentro personal con Jesús, no podía sino estar alegre y anunciar con alegría la riqueza de poseer esta verdad, porque el hombre no era otra cosa que el custodio del universo, de la creación, y esa era su principal función en el mundo, para demostrar con entusiasmo y afán el rostro misericordioso de Dios, ya que la alegría del evangelio tenía como corazón esa misericordia, y que se reflejaba o debía reflejar en toda la actividad de la Iglesia y por ello no dudaba que en momentos como los actuales, la Iglesia debía convertirse en un hospital de campaña, para sanar pronto las heridas producidas por el mismo hombre y así sanar esa llaga putrefacta de la corrupción que tanto daño le hace al hombre y a la humanidad, destruyendo no solo su presente, sino su futuro.

El clamor de Jesús en el juicio injusto ante Pilatos el juez, le hace ver claro la razón de su presencia en medio de nosotros: “Es para dar testimonio de la verdad”, esa es la función de todo aquel que lo sigue, que se declara cristiano; por eso el papa Francisco decía que la política es la manifestación más clara de la caridad cristiana, porque busca el Bien Común, pero a su vez preguntaba, ¿por qué la política es sucia? Y respondía: “Porque en ella no actúan los creyentes con los principios evangélicos”, sí, precisamente, porque los políticos no dan testimonio de la verdad ; y como en aquel juicio inicuo contra el que vino para dar testimonio de la verdad, se le cambió por el asesino, por el corrupto: Barrabás.

Ojalá, como lo dice el salmo, escuchemos este tiempo de gracia, aprovechemos estos momentos especiales de reflexión, y tanto políticos, como nosotros mismos dispongámonos a cambiar nuestras costumbres y busquemos los caminos de encuentro, de reconciliación, de unir esfuerzos, para sacar adelante no con egoísmo, sino con sentido de solidaridad y sacrificio, a nuestra patria Colombia y dejémonos invadir por el espíritu de los días santos para aceptar al otro como el hermano y siendo diferentes, podamos construir la Colombia que nos merecemos y que tanto hemos buscado y por la que mucho hemos sufrido.

Miremos más alto, para escuchar a quien da testimonio de la verdad y creyéndole a él, permanezcamos en sus enseñanzas, así conoceremos la verdad y ella nos liberará.

VER COMENTARIOS
Columnistas