“Nada nos resulta indiferente”

Junio 25, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Una carta encíclica es una circular pública y formal para toda la Iglesia, en la cual el Papa expresa sus enseñanzas en materia de gran importancia, ya sea de doctrina o moral, o para avivar la devoción, condenar errores o simplemente informar sobre los peligros y amenazas para la fe. Esta carta, que es prácticamente la primera de Francisco, ya que ‘Lumen Fidei’ está escrita a dos manos, con Benedicto XVI, según el rector de la universidad católica de Buenos Aires: arzobispo Víctor Fernández, cercano a su pensamiento: “Toca tantos intereses, más ideológicos que económicos; donde aparece no solo el pastor, sino también el agudo pensador. Si bien supone la belleza del Evangelio, dialoga constantemente con la biología, con la pedagogía, la ingeniería, la psicología social, con la filosofía y también con los obispos de las diversas regiones, con los patriarcas, quiere conocer las preocupaciones del mundo entero”. El lenguaje está marcado por ese cariño y sentido fraterno del himno de Francisco de Asís: “Alabado sea mi Señor”, por tener nuestra casa común, como una hermana, con la cual todos compartimos la existencia y como una madre bella, que nos acoge entre sus brazos; de ahí que esta encíclica se convierte en un grito desesperado de nuestra hermana que nos acoge y nuestra madre que abre sus manos para darnos la vida bella, por el daño que le hemos provocado a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella; “hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que gime y sufre dolores de parto”.Coherente el Papa con su nombre y el pensamiento que trae desde la ‘Evangelii Gaudium’: la problemática con sus planteamientos sobre el ambiente se conectan con las reivindicaciones sociales de los pobres y de los países menos desarrollados, de manera que la cuestión ambiental se sitúa en el marco del reconocimiento del otro; la propuesta ecológica es integral, incorporando de manera interdisciplinar los múltiples aspectos de la problemática ambiental y es profundamente humanística, no solo por recoger el pensamiento del filósofo Romano Guardini, sino por el apostar a una reforma educativa que nos libere de la cultura del descarte y optemos por una vida diferente a lo que hemos hecho hasta ahora.Supremamente equilibrado por la humildad y la apertura que es algo innovador en estos documentos papales, al declarar que no pretende definir cuestiones científicas, como al mismo tiempo disponerse a respetar la libertad académica de quienes deben discutir asuntos como los granos genéticamente modificados o las técnicas de extracción de petróleo. Pero es muy crítico y exigente en las cuestiones sociales y humanas que están alrededor, llegando a denunciar la parcialización en la información, haciendo selección y manipulación del conocimiento, como el condenar gravemente al daño irreparable que se hace con las guerras y actos violentos contra nuestra hermana y casa común.Alabado sea mi Señor, porque nada de lo del mundo y de lo del hombre nos puede ser indiferentes.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad