Migración inevitable

Migración inevitable

Agosto 11, 2016 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Antropológicamente encontramos que el hombre es por naturaleza migrante; está en constante búsqueda, ya sea para situarse en el lugar y espacio que mas le ayude a su realización, como espiritualmente está inquieto en su corazón hasta que no encuentra la verdad que le llene su existencia.Siempre se está moviendo el hombre en el tiempo y en el espacio para buscar en alguno de los dos campos su plenitud, su realización su dignificación dejando toda la historia atrás; tomemos los siglos XVIII y XIX, el mapa nos muestra la colonización europea que ocupa los continentes existentes; ahora el fenómeno se revierte, por muchas razones, a saber: El envejecimiento europeo, las crisis actuales impulsadas por las guerras en medio oriente. El crecimiento demográfico acelerado de África, su juventud y su pobreza. Europa representaba antes el 25% de la población mundial, ahora la UE aproximadamente es el 7% y África para el 2050 habrá casi triplicado su población, pasará de 1000 millones a 2500 millones.Ahora, el drama que viven en Turbo los 1.300 migrantes cubanos que hacían la travesía hacia USA y que quedaron allí varados bautizaron: “Calle 8 Miami”; llevan allí más de tres meses, en una bodega, en condiciones infrahumanas. La mayoría ha venido de Ecuador, donde muchos también fueron expulsados, dicen, a patadas, a comienzos de julio. En una bodega de 50 metros de largo por 20 de ancho, sobreviven 400 cubanos desde los 8 meses de nacido a 80 años de edad: Buscando el sueño americano dice una licenciada en educación, que está con su esposo: “Así como nos ves. Así sobrevivimos, en condiciones inhumanas”. El 10 de Julio de 2016 un río humano desde Venezuela cruzaba el puente Simón Bolívar para llegar a Cúcuta y su frontera para abastecerse ante la escasez que vive el país vecino, eran unos 25.000 que a la siguiente semana se cuadruplicaron: más de 100.000.Ante el hambre, la guerra, la persecución, la ausencia de trabajo, la imposibilidad de vivir dignamente, la inseguridad y el peligro de morir, ¿no es un derecho de la vida humana, salir en búsqueda de una mejor oportunidad para poder realizarse como persona, como humano? ¿Esto no hicimos casi todos, salimos de nuestras tierras buscando un mejor sitio para desarrollarnos, en donde hubiese respeto por la vida y acogida con dignidad?Qué pasa con el sentido cristiano que hizo a Europa y que algunas ideologías defienden para no dejarse islamizar, ignorando la ley fundamental del cristianismo: El amor al prójimo. ¿Qué pasó con los presidentes latinoamericanos que callan ante las arbitrariedades cometidas por sus pares que gobiernan sin oposición, anulando el disentimiento y abusando del poder para servirse unos pocos con el detrimento y la exclusión de muchos?¿La ley, la Norma, la constitución, se pueden cambiar para lograr unas metas deseadas por grupos de poder o personas, pero no para resolver el problema humano de la libertad, la dignidad, la vida encerrados en el fenómeno de la migración?

VER COMENTARIOS
Columnistas