En el país de Ublime

Mayo 09, 2012 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Así como del error de Shakira en la interpretación del Himno Patrio, durante la Cumbre de las Américas, no se ha podido encontrar quién es ese Ublime al cual hay que darle libertad, el departamento del Valle del Cauca iniciará la búsqueda de ese gobernante casi imposible de encontrar, no porque no existan buenos y capacitados, los hay, sólo miremos la cúpula del alto gobierno y allí veremos a algunos. Lo que no hay es ese ideal y perfecto que pueda resolver toda la problemática que se ha ido generando por el tiempo perdido al no haberlo escogido en verdadera democracia con buen discernimiento. Al entender lo que es el término Democracia, nos debiera iluminar ya, para saber cómo debe ser esa escogencia para poder encontrar al imposible, y que quienes eligen, en verdad tengan ‘sindéresis’ y así lo elijan. En su acepción más simple y correcta democracia es: el gobierno del pueblo, que entendida en la práctica es la capacidad de organizar a los individuos y comprender que el poder no radica en una sola persona sino que se distribuye en todos los individuos, ciudadanos. Esto nos lleva a pensar que las decisiones se toman según la opinión de la mayoría, pero también nos debemos preguntar si quienes eligen tienen la capacidad de un juicio recto para votar correctamente.¿Se ha equivocado el elector en nuestro departamento al elegir dos gobernantes que han sido recusados por las instancias que juzgan de su idoneidad para estar al frente de sus pueblos cumpliendo con ese deber de la democracia a favor de sus congregados? La respuesta es que sí. Pero, ¿cuál fue la razón de la equivocación? ¿Por qué fueron elegidos por tan alta votación en ambos casos? Podríamos decir que se cumplió con el primer requisito, fueron elecciones democráticas, y esto da poder de gobernabilidad. Pero entonces, ¿qué sucedió para que fuesen destituidos? Y sólo queda pensar que no hubo sindéresis en la elección, es decir, no se hizo con un juicio recto.Se conocían, antes de las elecciones, ciertas circunstancias que podrían viciar la rectitud del juicio para elegir, pero parece que no hubo escucha en estos elementos por los ciudadanos que eligieron, pero para poder entender esta sordera o ceguera, como aquella canción de la misma autora del error en el himno, sólo nos queda pensar que un pueblo con tantas necesidades para poder realizarse como persona, con dignidad, y alcanzar sus sueños, se deja seducir por las prebendas ofrecidas, por los regalos que ilusionan, por el pan que calma el hambre de un día, esas son las circunstancias que aprovechan las maquinarias electoras, aceitadas por grandes sumas de dinero, que enriquecen a pequeños líderes, que negocian la votación a ciertos caciques de la política, con intereses que no son los democráticos.Hay muchas razones para explicar lo acontecido hasta ahora en nuestro departamento, pero debemos pensar en lo que sí tenemos que hacer, para que esto no ocurra más, porque amamos nuestro terruño y queremos verlo levantarse de tanta postración. Lo primero que debemos pensar es en unirnos en una sola fuerza, abandonando partidismos, intereses egoístas, ambición por el poder y buscar ese ‘Ublime’ que posiblemente no es el non plus ultra de un sector, pero que sí está dispuesto a servir a todos, que ama su departamento como quienes lo van a elegir, y que tiene la capacidad de escuchar a todos y en ellos especialmente a los excluidos, porque unos y otros lo sienten cercano porque es también de ellos, por esto es capaz de abrirse a oírlos, a informarse bien, para obrar según verdad y derecho, para aplicar bien la justicia y así ir construyendo un departamento para todos y no servirle a un grupo que vive del poder.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad