¿Diálogo en La Habana?

Julio 11, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

La mesa de conversaciones en La Habana se abrió con el fin de llegar prontamente a la paz de Colombia entre los compatriotas y se sentaron dos interlocutores, a saber, la guerrilla de las Farc y el Gobierno colombiano del momento. ¿Pero son esas autodefensas campesinas, que fueron en sus inicios apoyadas por la  Unión Soviética y Cuba, con su ideología comunista y que manifestó su más antiguo líder:, Manuel Marulanda, al decir: “Las Farc quieren un gobierno pluralista (que estén representados todos los partidos y sectores sociales), democrático y patriótico”, los únicos alzados en armas?Se dice que la voluntad de  poder  y el  autoritarismo  tienden a excluir al diálogo, ya que pretenden que su verdad sea la única válida y desacreditan las opiniones de los oponentes, en un intento por fortalecer su dominio. El diálogo genuino intenta buscar la verdad y fomentar el conocimiento sin prejuicios, a diferencia de la  retórica  que busca persuadir y convencer a través de una manipulación de la opinión. La tarea central y la forma más alta de toda revolución es la toma del poder por medio de la fuerza armada, solución del problema por medio de la guerra. La famosa lucha de clases como motor primario de la confrontación histórica en el mundo moderno entre esa burguesía capitalista; la clase dirigente y opresora, contra la clase trabajadora y oprimida. Decía en una oportunidad el ‘Che’: “Un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal -la guerra hay que llevarla hasta la casa del enemigo, hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, para que su moral vaya decayendo- por eso una mesa de diálogo no es la solución a un conflicto armado”.Si el diálogo genuino intenta buscar la verdad y fomentar el conocimiento sin prejuicios para poder llegar a la paz en Colombia, ¿es eso lo que están haciendo en La Habana? ¿Lo que estamos percibiendo no es esa retórica que a través del abuso de los medios de comunicación tratan de persuadir, convencer e imponer, manipulando la opinión?, ¿con lo que están haciendo ahora, después de levantar la tregua unilateral, y el terrorismo practicado anteriormente, no están creando ese sentimiento de intranquilidad en la sociedad y de desconfianza que ahora no es a su favor, sino precisamente en contra? Se dice también que para poder tener capacidad dialogante se debe saber escuchar. ¿A quién han escuchado quienes están en estas conversaciones? ¿Se podrá fomentar el conocimiento verdadero de las raíces del conflicto sin prejuicios, cuando en la comisión de la verdad intervienen los actores de ese conflicto en su conformación?, ¿la propuesta de un Estado viable no debe ser expuesta pública y libremente para que el pueblo la elija o la rechace?, ¿pedirle solo a quienes han sufrido los embates del conflicto la destrucción de sus sueños, y la desaparición de sus seres queridos, grandeza, tolerancia, perdón, pero no exigirles a quienes los están provocando, el cese del daño y la intimidación que le quita la tranquilidad y le deteriora su moral, no es doblegar y humillar a las víctimas, para darle poder ahora en negociación, ya que no lo alcanzó en el enfrentamiento armado para que así firmen la paz los victimarios?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad