¡Despertar del sueño!

¡Despertar del sueño!

Julio 09, 2011 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Quiero compartir con ustedes, lectores, un correo electrónico que me llegó sobre Noam Chomsky, un filósofo, lingüista y activista político de ascendencia hebrea-ucraniana, pero nacido en Filadelfia, Estados Unidos, en 1928, y que dice: “10 estrategias de manipulación que utilizan para hacernos un ganado arreado”.La primera es: “La estrategia de la distracción”, elemento primordial del control social, consistente en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios. Segunda: “Crear problemas y después ofrecer soluciones”, este método es llamado también ‘reacción - solución’. Tercera: “La estrategia de la gradualidad”, consiste en ir haciendo poco a poco aceptable lo que en un principio no lo es, es ir metiendo el producto suavemente por pequeñas dosis. La cuarta: “La estrategia de diferir”, es otra manera de lograr que lo impopular se acepte, presentándolo como doloroso, pero necesario y posponiendo su ejecutoria hacia un futuro. Quinta: “Estimular el ser complaciente con la mediocridad”, es la moda, no incomoda; Lo hacen todos, ¿por qué yo no?. Sexta: “Conocer a los individuos, mejor que lo que ellos se conocen”, Definamos esta situación en educar como polo de desarrollo, personal-humano y liberador de la existencia; apoyados por la neurobiología, la psicología aplicada, y la biología, el sistema ha avanzado mucho en el conocimiento del hombre, más de lo que él mismo se conoce y así ejerce un dominio y manipulación en sus decisiones por la rapidez y cantidad de conocimientos que le ofrece y el poco tiempo que tiene el hombre para procesarlos.A estos seis anteriores nos resta agregarles los siguientes: “Mantener a la gente en la ignorancia y en la mediocridad”, las dos vías principales que lo logran son: los medios de comunicación con lo que ofrecen diariamente y sus opiniones, como el estrechar cada vez más el campo de la especialización en la educación, que no sólo es la formal, sino la que se inicia desde el hogar. “La utilización con más fuerza de lo emotivo que lo racional”, esto se puede ver más práctico en la abundancia de ideas y prácticas religiosas que aprovechan el vacío espiritual, manipulando las emociones y necesidades con soluciones fantásticas y en muchos casos ilusorias. “El tratar a los otros o dirigirse a las gentes como inferiores o enfermos mentales”, esta característica es típica de los dictadores, los que abusan del poder, los que aplastan a los demás, muy usada por el terrorismo y la guerrilla, pero también frecuentada por los que ostentan la autoridad, cualquiera que sea su proveniencia. “Reforzar la autoculpabilidad”, la anterior característica logra la disminución y la incapacidad de la persona para poder resolver las crisis y esforzarse por salir adelante; es muy propia de las sociedades castradoras y de los estados totalitaristas.Mi querido lector, si usted fue meditando y reflexionando cada una de estas características, a medida que las iba leyendo, va a concluir que tenemos que despertar, y pensar para actuar, para no dejarnos esclavizar por todos aquellos que nos quieren manipular para lograr sus objetivos, que no son los del bienestar social e individual que lleven a la dignidad y valoración de la existencia y a la convivencia justa y pacífica de los seres humanos.

VER COMENTARIOS
Columnistas