¿Con quién topamos?

¿Con quién topamos?

Septiembre 26, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Si decimos que lo que muestran los medios de comunicación sobre el problema crítico de los colombianos en la frontera con Venezuela es inhumano y atenta contra los derechos del hombre, la Canciller Venezolana responde que es una manipulación de los medios de comunicación al servicio de los burgueses y la oposición. Si el Ministro de Defensa habla detalladamente de la invasión de la fuerza aérea venezolana en la Guajira y Vichada esta nunca ha existido. Solo reconocen si es su territorio.La escasez de alimentos y la situación de seguridad en la frontera es culpa de los colombianos y no del desabastecimiento y mal manejo de la economía que ha producido la inseguridad y el contrabando en búsqueda de mejores ofertas y oportunidades. La culpa no es de los colombianos, sino del cambio y mal manejo de la economía en Venezuela.En medio de una cadena de noticias preocupantes como la trashumancia en las inscripciones y riesgo electoral en más de 95 municipios avanza el proceso electoral y las campañas están al rojo vivo. El episodio de los avales dejó un sabor agridulce: los partidos son responsables de dar los avales, pero las componendas tardías para revocar unos cuantos dan pie para sospechar una mezcla de improvisación y de complicidad.Pero salgamos de nuestra casa y miremos nuestro entorno: el problema de los inmigrantes, llamados hoy refugiados; Europa no sabe qué hacer con ellos, sale a flote el temor y el resentimiento, actúan con recelos, toman decisiones que agravan el problema y que solo miran al descubrir en el furgón en Austria a aquellos 71 refugiados, o con la muerte del niño Sirio Aylan Kurdi muerto y ahogado que se convirtió en símbolo de la tragedia de los refugiados e hizo reaccionar a Ángela Merkel cuando en un campo de inmigrantes dijo: “No podemos seguir actuando como si viviéramos en una situación normal. Sólo tendremos éxito si encontramos juntos un nuevo camino”. “El trato humano y digno de los refugiados es importante y no habrá ninguna tolerancia para aquellos que cuestionan la dignidad de otros y no están dispuestos a ayudar cuando la ayuda legal y humana se requiere”.Sí, nos topamos con un problema gigante, como los molinos de viento, que está llamando a un soñador y visionario como el otrora don Quijote, que nos haga salir del egoísmo con el cual tomamos la existencia, la precariedad de nuestras relaciones y la pérdida del sentido de lo humano, relaciones sin rostro, sin cercanía hasta convertir en desechable el afecto y la relación para acomodarnos en la irresponsabilidad, falta de solidaridad y sacrificio que por la incertidumbre y falta de certeza, nos inhabilita e impide las motivaciones para emprender la reconstrucción de un mundo fraterno, humano que custodie el Universo y dignifique al hombre como la nueva salida que restaure el sentido de la vida.

VER COMENTARIOS
Columnistas