¿Cómo se pudo llegar a esto?

Septiembre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Cuando el periodista William Shirer, autor del libro ‘Auge y caída del Tercer Reich’, entrevistaba a un juez nazi condenado a muerte en los juicios de Nuremberg, el juez, agobiado, lloró diciendo: “¿Cómo se pudo llegar a esto?”. El periodista respondió: “a esto se llegó la primera vez que usted autorizó matar a un inocente”.Esta es la pregunta clave que nos debemos hacer para dar respuestas coherentes que lleguen a soluciones reales para vivir en paz. El caso citado es el de un juez condenado a muerte en el juicio de Nuremberg, quien se hacía la pregunta ante el periodista; pero nosotros en Colombia hemos tenido la valentía de preguntarnos, ¿cómo pudimos llegar a esto?Decía el papa Francisco hace poco: “Debemos inmiscuirnos en la política, porque es una de las formas más altas de la caridad, que busca el bien común. Y los laicos cristianos deben trabajar en política. Alguno me dirá: pero no es fácil. Tampoco es fácil ser sacerdote. La política es demasiado sucia pero yo ¿pregunto: ¿Por qué es sucia? ¿Por qué los cristianos no se han involucrado con su espíritu evangélico? Es muy fácil decir, la culpa es de aquel, pero yo, ¿qué hago? Es un deber trabajar por el bien común y por ello es necesario la política: no podemos lavarnos las manos como Pilatos”.Al colocar el pensamiento del papa Francisco, ya estoy respondiendo el interrogante inicia: 521 años hace que llegó la fe cristiana al continente y en ella se culturizó la América, se educó en la doctrina de Jesús y de una manera u otra, hemos conocido el estilo de vida nueva que infunde el cristianismo, cuya base es el amor al prójimo, aquel que tiene necesidad de mi solidaridad.La Constitución política del Estado, la de ayer y aún la de hoy, evoca la presencia de Dios y la mayoría de los actos públicos son precedidos por la invocación al espíritu religioso, pero el resultado de hoy es una desconfianza y hastío de la política y los políticos; y aún aquellos que pretendieron recuperar el sentido del bien común para la mayoría del pueblo y pensaron en el arte de la política en su más alto nivel, la caridad, se dejaron corromper por el poder y le jugaron sucio al pueblo y se corrompieron igualmente.De nuevo: ¿Cómo se pudo llegar a esto? Desde que usted y yo dejamos de hacer lo que teníamos que hacer, dimos paso a nuestros egoísmos y nos creímos tan superiores que podíamos ignorar a Dios, alejándonos del orden natural e irrespetamos la vida, la dignidad humana y permitimos que para realizarnos podíamos acomodar la conciencia pasando por encima del bien y de la verdad, con tal de alcanzar nuestros objetivos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad