Periodismo y paz

Periodismo y paz

Diciembre 01, 2014 - 12:00 a.m. Por: Jorge E. Rojas

“La guerra en Colombia nos ha llevado por caminos oscuros en los que nos hemos perdido. El periodismo no escapa a ello, pese a que su misión sea contar la verdad. Hacerlo, pegados de la realidad de los hechos, fortalece la democracia, pero no ajustar las agendas con una mirada crítica hacia los imaginarios de paz y la resolución de los conflictos es un error que fragmenta incluso la realidad.Ya lo han dicho expertos, como Johan Galtung, autor de la investigación para la paz, que los periodistas tienen un papel histórico al traducir las guerras en sus tránsitos hacia la reconciliación. Recogiendo esas y muchas otras reflexiones, Consejo de Redacción y su iniciativa Plataforma de Periodismo se lanzan a sugerir una forma para hacer ese tránsito”.La sugerencia es Pistas para Narrar la paz, un manual para periodistas que este jueves a las cinco de la tarde en el Hotel Estelar Suites Jones de Bogotá, será presentado. Una iniciativa de valor incalculable en el momento que como país vivimos y que justo por eso, creo yo, no solo será herramienta útil para reporteros sino para todos los quieran comprender cómo es que Colombia está siendo contada. O no.Las coautoras del manual, que será de circulación gratuita y tendrá una versión online en formato e-book, son tres de las periodistas más valientes y capacitadas para hablar del tema: Olga Behar, profesora universitaria, vestida siempre de coraje con muchos años de experiencia en investigaciones sobre narcotráfico y guerra; Gloria Castrillón, también profesora universitaria y editora de investigaciones de la revista Cromos, y Ginna Morelo, la tenaz reportera que convirtió las páginas del Meridiano de Córdoba en la trinchera desde donde denunció los principales excesos paramilitares en la sabana cordobesa y dio voz a las víctimas que hasta ese entonces pocos querían ver. Escrita por el comité directivo de Consejo de Redacción, la presentación del manual termina con estas palabras:“Las pistas contenidas en este manual, que es posible gracias al apoyo de la Fundación Konrad Adenauer, son el resultado de numerosas preguntas de asociados, periodistas de las regiones, editores y ciudadanos de a pie. Hemos encontrado con asombro la necesidad de darle un viraje a la información, siguiendo la ruta que traza Galtung: los periodistas deben, con esfuerzo, entender el conflicto y los objetivos de sus actores; presentar una orientación editorial hacia la investigación de las soluciones; perseguir la verdad simétrica, esto es, investigar a todos y cada uno de los protagonistas del conflicto y la paz y, finalmente, apelar a la construcción de piezas que orienten a la gente común y no solo a las élites, porque la responsabilidad de la reelaboración de un tejido social está en manos de todos, no de unos cuantos.No es fácil, y supone comenzar por el desarme de los espíritus, el discurso e incluso la agenda. Retomar los conceptos del periodismo de calidad y de la ética, como lo ha promovido toda su vida el maestro Javier Darío Restrepo, para de esta manera visibilizar lo que la gente común hace o está dispuesta a hacer por la paz, asuntos que en nuestro país no producen rating.La posibilidad del posconflicto abre la puerta para la ejecución de recursos nuevos o la creación de programas de asistencia masiva a la población. Para que estos dineros cumplan con su objetivo se requiere de periodistas dispuestos a vigilar que lleguen a donde tienen que llegar y no que se pierdan en los vericuetos de la burocracia o la corrupción.La invitación que hacemos a los colegas de todos los rincones de Colombia es a apropiarse de esta nueva herramienta y a investigar la paz y todo lo que ella implica en un país que transita entre el conflicto y la reconciliación”.

VER COMENTARIOS
Columnistas