El día que sea

Marzo 23, 2015 - 12:00 a.m. Por: Jorge E. Rojas

De todos esos días mundiales que con distintos motivos o preocupaciones ahora se hacen cada vez más comunes, el Día Mundial de la Poesía es uno de los que a mí más me gustan. Porque su utilidad es inmediata. Al contrario del Día Mundial del Alzheimer, por ejemplo, en este caso no hay que esperar para saber si la gente se acordó de hacer una donación que impulse las investigaciones que intentan determinar a dónde diablos se nos escapa la memoria. No hay que aguantar por análisis ni estudios ni conteos, ni por la reunión de unos señores inteligentísimos vestidos de batas blancas, ni nada, no hay que esperar absolutamente nada; con solo decir que es el día Mundial de la Poesía será suficiente. Bastará que alguien, en algún lugar del Planeta, cualquier parte, sobre las ruinas centenarias de los templos de Angkor Wat, en Camboya, o en una esquina de Cali, lea o escriba o dedique o grite feliz o se indigne furioso o se maraville en silencio a través de la poesía, para que el propósito del día se haya cumplido. Así de simple.El sábado pasado fue el día mundial. Y como la poesía no necesita de una cruz en el almanaque para suceder, hoy, aquí, una pequeña excusa para que ocurra de alguna manera. A quien corresponda, en el tiempo que sea, feliz día.***Tengo miedo de verte necesidad de verteesperanza de vertedesazones de verte.Tengo ganas de hallartepreocupación de hallartecertidumbre de hallartepobres dudas de hallarte.Tengo urgencia de oírtealegría de oírtebuena suerte de oírtey temores de oírte.O sea,resumiendoestoy jodidoy radiantequizá más lo primeroque lo segundoy tambiénviceversa. ViceversaMario Benedetti***Antes que el sueño (o el terror) tejieramitologías y cosmogonías,antes que el tiempo se acuñara en días,el mar, el siempre mar, ya estaba y era.¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violentoy antiguo ser que roe los pilaresde la tierra y es uno y muchos maresy abismo y resplandor y azar y viento?Quien lo mira lo ve por vez primera,siempre. Con el asombro que las cosaselementales dejan, las hermosastardes, la luna, el fuego de una hoguera.¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el díaulterior que sucede a la agonía.El Mar Jorge Luis Borges***Ayer por primera vezsupe lo que era la aritméticacuando, sin que nadie se diera cuenta,me besaste en los labios.Ayer por primera vezsupe que 1 más 1 son 1Ayer por primera vez Jairo Aníbal Niño

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad