¿Tiene futuro Cali?

Septiembre 27, 2013 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Moreno Montalvo

Hace 40 años el ingreso per cápita del Valle excedía el nacional en 40 %. Hoy es inferior al promedio nacional. Además ni el departamento ni el municipio han tenido mucha suerte en la selección de sus gobernantes, con consecuencias funestas. Hoy hay una buena Administración Municipal, que intenta poner orden en la casa, pero cuatro años no bastan ni recuperar los cimientos de la institucionalidad municipal es suficiente. Para tener futuro es necesario diseñar una estrategia sencilla y efectiva de desarrollo regional, y ponerla en práctica. Lo primero es definir propósitos, para lo cual son necesarias las ideas del sector privado nacional e internacional, que invierte y genera empleo. Con ese punto de partida se debe practicar una educación que permita a los educandos aprender a formular y ejecutar proyectos, cada uno en su nivel, y aplicar este conocimiento a los objetivos escogidos. Como el único recurso relevante de verdad es el tiempo, urge continuar en el empeño de establecer un sistema de transporte masivo cuyos estándares de desempeño desestimulen el uso de carro particular y moto y permitan el desplazamiento ordenado y puntual. Además se debe establecer un plan de ordenamiento territorial que recupere la densidad de los barrios del centro, cuya red vial y de servicios públicos está desaprovechada, y proveer espacios en toda la ciudad para la recreación, necesaria para combatir la neurosis, apoyar la creatividad y promover la construcción de una sociedad sana.La estrategia regional debe partir del desarrollo de Buenaventura como puerto productivo, con inversión internacional y elementos de sociedad multicultural. Cali, con las condiciones idóneas para construir conocimiento, debe ser un gran centro de producción de servicios y de industria basada en la biomasa del trópico: azúcar, alcoholes, combustibles, papel y afines. Habría que trabajar en forma intensa para redefinir esquemas societarios, renovar instalaciones fabriles y capturar economías de escala, promover verdadera investigación y mirar el mundo más allá de las fronteras patrias. A largo plazo sería muy grande el beneficio para el capital los trabajadores y la comunidad de mirar las oportunidades como clusters. Entre los servicios que ya existen en Cali es natural impulsar la salud, renglón en el cual hay diversas instituciones magníficas, cada una con sus propios programas y con escasa integración. Un esfuerzo para concertar permitiría lograr resultados importantes en el ámbito internacional en este renglón, en el cual el clima puede ser un gran aliado. Además, con servicios de salud sólidos, se puede establecer ciudadelas en todo el Valle para la cuarta edad del primer mundo. Esta actividad genera empleo en grandes cantidades, y tiene importantes sinergias con la industria hotelera y la recreación.El futuro está en nuestras manos. El camino de la prosperidad no es fácil, pero es más difícil vivir en la ignominia. ¿Sabremos entenderlo?

VER COMENTARIOS
Columnistas