Régimen presidencial en crisis

Régimen presidencial en crisis

Marzo 21, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Moreno Montalvo

Hace 240 años EE.UU. declaró su independencia de Gran Bretaña. No había otro país con propuestas políticas liberales. Había que conciliar la autonomía regional con la unidad necesaria. El sistema federal que surgió permitió la coexistencia de éticas públicas distintas para cada estado de la unión, a tal punto que 85 años después fue necesaria una guerra civil, con casi un millón de muertos, para suprimir la esclavitud en los estados del sur. El congreso fundador, reunido en Filadelfia, tomó varios años en diseñar el Estado con sujeción al precepto del Barón de Montesquieu, pensador político francés de principios del Siglo XVIII: la administración pública debe separarse del legislador. Así EE.UU. escogió el régimen presidencial, y la figura simbólica de George Washington, líder indiscutido de la tarea militar y modelo de conducta, como primer presidente. Lo sucedieron John Adams, Thomas Jefferson, James Madison y James Monroe, todos virtuosos, educados y partícipes en la formación del primer país democrático liberal.Hoy solo hay una democracia liberal desarrollada con régimen presidencial: EE.UU. Toda Europa Occidental ha optado por regímenes parlamentarios o mixtos, en los cuales los políticos profesionales asumen responsabilidades. El Primer Ministro, cabeza del gobierno, es uno de ellos. Aunque no hay sistema perfecto, la coincidencia no es casual: el régimen presidencial concentra mucha responsabilidad en una sola persona: los legisladores discuten sobre los proyectos de ley, e interfieren en la administración, pero el éxito o el fracaso del gobierno es exclusivo del presidente. En contraste, aun en Francia, donde el presidente tiene poder, los ministros son miembros del parlamento, elegidos en representación de una circunscripción electoral. Además, los partidos, aunque burocratizados, tienen verdaderos proyectos políticos.Hoy EEUU adelanta proceso para escoger nuevo presidente. En el partido del presidente Obama todo indica que será escogida como candidata la esposa del expresidente Clinton, y en el partido de la oposición, que controla el Congreso en la actualidad, con resultados desastrosos para el interés general, pues obstruye toda iniciativa por principio, el aspirante con las mayores probabilidades es el multimillonario Donald Trump, heredero y multiplicador de una fortuna inmobiliaria, y portador de mensajes de intolerancia hacia los inmigrantes. Tanto el desenvolvimiento de la relación entre el presidente Obama y el Congreso como la campaña presidencial ponen en evidencia la insuficiencia actual de la receta cocinada en Filadelfia frente a los retos de hoy. ¿Habrá espejo para ver a Colombia?

VER COMENTARIOS
Columnistas