¿Qué debe hacer un gobierno?

¿Qué debe hacer un gobierno?

Mayo 10, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Moreno Montalvo

No importa mucho el resultado de las elecciones en Colombia. No hay ser humano capaz de administrar nuestra patria. Las instituciones públicas son el primer obstáculo. Promueven la corrupción, aseguran un mal legislador y altas cortes mediocres, e impiden la autonomía regional. El segundo es nuestra actitud: no nos interesa el bienestar ajeno, aunque sabemos que todos dependemos de los demás. El tercero es la violencia, motivada por el narcotráfico. El cuarto es el bajo nivel de la educación, que hace imposible construir el conocimiento para tener vigencia en la sociedad globalizada. Derrochamos el dinero de la bonanza petrolera. La construcción de futuro sostenible no es propósito serio. El presupuesto está comprometido con pensiones, gasto de funcionamiento y servicio de deuda. La calidad del gasto público es deficiente. Lo más grave es la incapacidad para la comunicación. Así, se adelanta un proceso para negociar con el más ordenado actor en la guerra de la coca, las Farc, y muchas exigen que tras el acuerdo se debe adelantar proceso penal al enemigo, lo que hace imposible lograr la paz, excepto por las armas.¿Por dónde comenzar? Por el principio. Muchos colegas economistas celebran el crecimiento de Colombia. Olvidan que ha sido inferior al de Perú y Ecuador. Además no tienen en cuenta que la desigualdad ha aumentado, y que el empleo informal es angustiante. Les basta que haya equilibrio presupuestal y banco central relativamente independiente. No miran las instituciones de manera integral; parecen ignorar que el acierto en el gasto hoy redunda en prosperidad en el largo plazo, y que el desperdicio conduce a asegurar la pobreza. Es preciso repensar los procesos públicos, para reducir la corrupción y motivar a los más sabios a servir a la patria en la tarea de hacer las leyes y producir las sentencias. Las Fuerzas Armadas deben ser capaces de ocupar todo el territorio, y tras de ellas debe hacerse la construcción de infraestructura necesaria para su uso efectivo, o la protección de entornos con vocación de reserva ambiental. Los gobernantes deben hacer lo más importante: educarnos en convivencia. Así se mitigarían el egoísmo y la violencia. Además se debe dar la importancia necesaria al maestro y promover la vinculación del talento a la docencia. Colombia es muy pequeña para ser autónoma, como lo son muchos países europeos, algunos con más población que Colombia, y con ingreso per cápita equivalente a cuatro veces el nuestro, que se unieron para lograr los beneficios económicos de tener un mercado integrado, con libre flujo de trabajo y una sola moneda. Nuestras diferencias culturales con los vecinos son menores en comparación con las de Alemania, Francia e Italia, con historia de guerra reiterada y lenguajes diversos. ¿Habrá interés en escuchar en Bogotá?

VER COMENTARIOS
Columnistas