Agricultura, ganadería y empleo

Agricultura, ganadería y empleo

Junio 07, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Moreno Montalvo

La agricultura y la ganadería no son los grandes determinantes del desarrollo económico y social. En Francia, el país de la Unión Europea donde la agricultura tiene papel más importante, genera 2% del empleo. Sin embargo, aporta cimientos a la construcción de industria. Además, como su actividad tiene lugar en zonas con baja densidad poblacional, su desenvolvimiento es esencial para que el Estado ejerza el monopolio del poder coercitivo en forma efectiva. En Colombia puede estar amenazada por los acuerdos de integración comercial suscritos por Colombia, si las condiciones de tasa de cambio no son apropiadas y si el sector no se transforma, de manera que la ganadería ocupe menos área y sea más productiva, y que la agricultura florezca de manera definitiva, con aprovechamiento de ventajas comparativas naturales.El primer requisito para hacer transformación efectiva es seguridad. Además se necesita infraestructura para provisión de electricidad, riego, transporte y telecomunicaciones. También es importante la investigación y desarrollo para mejorar variedades, y la provisión de servicios para comercializar la producción. Hoy hay crédito en condiciones concesionales, pero es insuficiente, y subsidios fruto de negociaciones coyunturales. Es esencial prestar servicios adecuados de salud y educación en todo el territorio. El esfuerzo para impulsar el campo en la dirección correcta es titánico, pero necesario para lograr avances sostenidos en la guerra de la coca. Lo hace aún más difícil la protección de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón a su agricultura. El Censo Agropecuario y la actualización catastral impulsados por el Gobierno son dos tareas importantes pero insuficientes. Promover el minifundismo tampoco es solución. Es preciso avanzar en todos los frentes en forma simultánea y articulada. La actividad económica viable es el antídoto contra el narcotráfico. La tarea es compleja, porque la agricultura y la ganadería eficientes requerirán menos gente que la empleada hoy en estas actividades. Las políticas públicas deben impulsar la orientación integral de la economía hacia mayor productividad para enfrentar el problema, de manera que comercio, industria y servicios generen empleo. No sobra recordar que hoy el empleo informal ocupa a la mitad de la población económicamente activa, a pesar de ello el desempleo es elevado aunque lleva años con tasas de crecimiento que parecen aceptables. El esfuerzo debe ser integral. Los tratados de ‘libre comercio’, que en realidad son acuerdos preferenciales de comercio, ya se firmaron. Se necesita transformar el país para evitar una catástrofe social. El petróleo provee dinero que el gobierno derrocha, y los colombianos no sabemos la tragedia que nos espera. ¿Cómo despertar antes de la pesadilla?

VER COMENTARIOS
Columnistas