Yerbateros

opinion: Yerbateros

El viejo y el más viejo, ensamblados cuando el delito era delito...

Yerbateros

Agosto 24, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

El viejo y el más viejo, ensamblados cuando el delito era delito y la medicina, medicina, terminan cruzando palabras intranquilizadoras sobre yerbas tranquilizadoras.—Pasaron rápido estos 25 años desde el asesinato de Galán —dijo el viejo.—Y nadie se imaginó que la conmemoración de quien fuera víctima del narcotráfico correría por cuenta de su hijo, con un proyecto de ley legalizando la marihuana medicinal —respondió el más viejo—. Hay mejores flores para llevar a su tumba, así se diga que Galán nunca fue prohibicionista de esta rama de la horticultura.—No está solo: lo acompaña Santos.—Que apoya el proyecto y da por fracasada la política antidrogas, mientras el Estado sigue combatiéndolas —anota el más viejo antes de estallar—: ¡verdadera curvatura del círculo! Y quedará el gobierno con facultades de cultivar y cosechar, o de dejar la tarea en manos de particulares.—No sabíamos que para reconocer que un vegetal tiene aplicaciones medicinales había que autorizar cultivo y cosecha. Esas son actividades masivas, propias del agro, que superan las limitadas cantidades que requiere una averiguación científica…—…que puede satisfacerse con mínimas plantaciones de laboratorio, porque eso de cultivo y cosecha suena a consumo en grande —remató el más viejo.—Te digo más —sumó el viejo—: nociva la posición del que trata de legalizar algo porque se acepta como conclusión su indiscutible naturaleza medicinal, pero, simultáneamente, ordena establecer esa verdad científica para fijar su veracidad y límites.—Es que el ejemplo cunde —repuso el más viejo alistando ejemplos—. De la mano de Mujica, Fox, Clinton, Gaviria, Friedman y el retoño de Galán vamos por el camino fácil de que fracasó la lucha, sin reparar en los beneficios que ha producido el frente de control de la coca, la heroína o el opio. —Y queda legitimada la reversa, porque quienes tuvieron la obligación de volver eficaz ese frente antidrogas son los mismos que ahora confiesan su distinta convicción y nos revelan la sinceridad y dedicación que pudieron demostrar en el ayer.—Gran paradoja aquella de que los equivocados de ese entonces son los profetas de hoy, máxime cuando persisten sobre su personalidad reparos y desencantos —dijo el más viejo sin dejar escapar apellidos—. Se muestran envalentonados, de hombro a hombro con los Estados Unidos, pero socavan la guerra porque los gringos son permisivos en Washington o en Colorado. —Es que en cuestión de narcóticos los más dependientes son los presidentes. Tan firme la convicción de nuestro Santos, que a la menor vuelta de tuerca del imperio desistirá de sus arrebatos —el viejo alistó munición extra—. Nada es sólido en él, a no ser sus vueltas atrás y sus salidas en derrota, bien de la amistad, bien de los planes.—Serias las apreciaciones de los nuevos adictos al empleo de la marihuana: basta con preguntarles por la confianza que dispensarían a los consumidores en ocupaciones de riesgo, donde es fatal una torpeza. ¡Ninguna!, sería la respuesta unánime, a no ser de que se tratase de otro encubierto consumidor.—No olvides que “luchar contra las drogas es como montar en una bicicleta estática”.—Y el presidente, de esas, de las estáticas, todavía no se ha caído.El viejo y el más viejo pasaron a otros asuntos menos recreativos. Y en la banca del parque se quedaron hasta el 2018 hablando del 4 x 1000…Ultimátum: Robe usted, secuestre o asesine con pantaneras, que la Fiscalía le suspenderá la pena. Pero opine, trine o cuestione sin camuflado ilegal y la sanción penal será severa e inconmutable. @gusgomez1701

VER COMENTARIOS
Columnistas