Política y astrofísica

Política y astrofísica

Marzo 23, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

El episodio de la salida de Gustavo Petro de la Alcaldía de Bogotá  nos demostró que las leyes de la política funcionan como lo hacen las de la física, pero en la ciencia ficción: son flexibles y dinámicas, y obedecen a extravagantes patrones. La política, como el espacio-tiempo, da para todo: universos paralelos, objetos que superan la velocidad de la luz, cuerpos que burlan la inercia y hasta teletransportación cuántica.Enunciemos cinco reglas de la física-política de factura criolla que uno debe dominar  para entender lo que podría pasar en un salto al futuro no necesariamente gavirista (recuérdese que Stephen Hawking ha definido a los agujeros de gusano agrandados  como vía para esa posible aventura).Regla 1: La magnitud de la velocidad (celeridad) depende del horizonte del observador. Si el Consejo de Estado decide rápidamente sobre tutelas favorables a Petro, presentadas por electores de cédulas inscritas en Tamalameque, los abogados del alcalde dudarán de la probidad del tribunal. Si, en cambio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) se pronuncia vertiginosamente sobre el caso Petro, solicitando medidas cautelares sin que se hayan surtido los recursos de la justicia interna, tales abogados encontrarán ajustada a la ética esta inexplicable exhibición de energía cinética.Regla 2: La fuerza de las masas atrae con mayor intensidad gravitatoria al hemisferio izquierdo. Si un astronauta de entrenamiento socialista solicita medidas cautelares, la Cidh será más rápida que una convención de hadrones. Si quien solicita esas medidas es un militar sub júdice, podría pasar hasta una década y no habría ni siquiera un pronunciamiento en sentido negativo, aunque sus hijos hicieran campañas a la Cámara o duras vigilias públicas.Regla 3: La presencia de materia oscura distorsiona la postura ética de quienes viajan en naves interestelares. Si la materia es de izquierda y se desplaza hacia el norte con el ánimo de influir en los miembros de la Cidh, se hablará de una defensa transparente de los derechos políticos de la víctima. Si la materia es de centro-derecha, se dirá entonces que emite radiaciones electromagnéticas nocivas (un lobby indebido que busca presionar la emisión de juicios).Regla 4: Las ondas electromagnéticas son más puras si son públicas. Toda emisión de ondas de televisión, si proviene de un canal público, es independiente, diáfana y de irreprochable longitud. Pero si se origina en un canal o cadena radial privada, se la calificará como onda sesgada, que se “curva” frente a la presencia de agujeros negros imbricados en una conspiración cósmica.Regla 5: El constituyente primario del universo es pétreo. Solo la fuerza de una estrella “defenestrada” puede mover a otros cuerpos celestes a sugerir la posibilidad de más alteraciones del ordenamiento celestial (a través de una Asamblea Sideral Constituyente). Corolario: Se entenderán viciados los teoremas de Uribe y de Timoleón, y solo el postulado de Petro podrá aplicarse de manera válida como origen natural de esta fuerza modificadora de las leyes cósmicas.Ultimátum: ¿Alguien ha visto las declaraciones de renta de los Petro? Son claves en la tarea de determinar qué tantos decibeles pueden usar cuando la emprenden contra las ‘elites’ y la ‘oligarquía’.

VER COMENTARIOS
Columnistas