Piñata

Piñata

Abril 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

El papa Francisco es garante del proceso de paz sin que nadie se lo haya consultado. Maradona, mano de piedra con las mujeres, es símbolo de entendimiento. Benedetti empuja a Vargas Lleras, mientras Roy, en cuatro, se ubica a espaldas del vicepresidente para facilitar la maniobra. El nieto de Lleras Restrepo no solo salva el cuello, con defensa de Uribe incluida, sino que le echa mano a un utilísimo fuero. “Armando peleas”, púgil con lengua de pangolín, promete que seguirá en la tarea de asegurarse el odio del vicepresidente-casi-presidente. El rector de la Universidad Industrial de Santander defiende su derecho a comprarse un Audi sin auditorías. Gómez Méndez no afloja colmillo en el cuello de Montealegre. El general Mora da pruebas de vida, más no de independencia. Extremistas, dicen los petristas, son los bogotanos de clase media que se quejan por el desborde del predial. Los delfines azules le piden a Barguil que trate a Santos como el bellaco que arde en las febriles y repetitivas diatribas de Vallejo. Un video de atraco en una pizzería impacta más que la noticia de 150 personas asesinadas en Kenia.Pretelt, el de las cejas gruesas y la escuálida ética, solicita medidas cautelares a la Cidh y se atiene a que los comisionados se conmuevan de él, sagaz comisionista. La Corte Constitucional es ahora formalmente víctima de uno de sus magistrados: ¿Habíase visto a un perro contratando abogado para que lo defendiera de su propia cola? Hollman es el Pachito de Petro y Pachito es el Hollman de Uribe. Santos le pone sotana a Ordóñez y el procurador revira: es el proceso de paz el que parece no tener cura. Y sin cura, ¡para qué la sotana!Si el dólar está a la baja, los precios de los medicamentos son altos; si el dólar sube, entonces se trepan más. De la guerra en los campos pasamos a la guerra en los micrófonos por las cifras de seguridad: cada vez que alguien cuestiona las estadísticas oficiales, se ordena sobre el desventurado un bombardeo como no se ha visto desde que comenzamos a dejar caer flores sobre los campamentos guerrilleros. Mientras, a los policías de Patillal, Cesar, los sacan de la estación porque nadie paga el arriendo. Muere Ricardo Plazas, 24 años, quien, sin cirujano plástico de por medio, soñó con tener turgentes nalgas a punta de biopolímeros. Titula El Espectador: ‘El hombre que quiso ser Yayita’. Un taxista bogotano les cobra a ciertos turistas canadienses una suma tan descabellada por acercarlos al aeropuerto, que ellos han debido pensar que los estaban llevando por tierra a Ottawa. Como en los 70, Angelino llora intensamente cuando le quitan el chupo electoral y amenaza con hacer pataleta si no nos rendimos ante sus dotes de estadista.Las multinacionales petroleras dejan el país sin paz y salvo de Ecopetrol, donde la iguana retoza tranquilamente al tiempo que le arrancan la piel. Se logra lo increíble: Colombia vuelca sus ojos sobre un niño en estado de necesidad. El milagro se da en Frontino, Antioquia, donde aseguran que se trata de un fantasma capturado por una cámara de fotografía. Cuando se descubre que el niño es de verdad, y que su familia existe y tiene necesidades, la gente pierde interés y le pasa la pelota al Icbf. Los fantasmas asustan; los pobres, no.Ultimátum: Plinio pagó los platos rotos por opinar. Y ha tenido que soportar que aquellos privados de la más mínima ética para la actividad informativa en medios usaran su nombre a manera de insulto para otros periodistas. ¡Los cóndores tirándoles a las escopetas!

VER COMENTARIOS
Columnistas